2016 para los culottes

Los culottes se han convertido en mis pantalones favoritos de lo que va de año. Y sé que los seguiré usando por el resto de mi vida.

«He odiado las palabras y las he amado, y espero haber estado a su altura.»
La ladrona de libros, Markus Zusak (2005)

Desde que empecé a usarlos no he podido parar. Quiero tenerlos de todas las formas y colores. Bueno, no de todos los colores, pero sí los suficientes. Los culottes son cómodos y elegantes. Me encanta como se puede lograr hacer un look elevado con solo tener unos.

El secreto, para las niñas pequeñas como yo, está en utilizarlo con zapatos que te alarguen un poco las piernas. Pueden ser hasta zapatillas bajas, pero sin que tengan tiras a la altura de los tobillos y dejen ver tu empeine para que luzca más alargada esa parte.

Para equilibrar lo ancho que son, la clave es combinarlo con un top que no sea tan holgado. Aunque la verdad en esta ocasión -y casi siempre- lo utilizo con tops que no sean tan pegados porque no es tanto mi estilo la ropa ajustada. No obstante, lo ideal es que la parte superior sea menos desahogada que los pantalones para no dar la sensación de ser más ancha -gordita- de lo que realmente se es.

Ahora creo que le haré campaña a los culottes para que todas se atrevan a usarlos. El 2016 ha sido para muchos cambios y riesgos, especialmente para atreverme a usar culottes, como confesé hace un par de posts. Probablemente se vengan más cambios, espero que para bien, ya les iré contando.

Besis,

M.

 

2016 para los culottes

 

4 comentarios de “2016 para los culottes”

Deja un comentario