“NO DESPERDICIAMOS NADA, LO APROVECHAMOS TODO”

Victory’Sam marca venezolana de accesorios sustentables.

“Todo el mundo anda corriendo y gritando que el mundo se encuentra en peligro. Oh, al planeta no le va a pasar nada, muchas gracias, lleva existiendo cientos de millones de años sin el menor problema. No es el planeta el que está en peligro, sino nosotros”.

-George Carlin.

“Personalmente, mi objetivo era (…) dar a la moda un valor que se encuentra un poco más allá del aspecto visual o del aspecto consumista”, fueron las palabras de Stefano Pilati al lanzar la colección New Vintage para Yves Saint Laurent en 2009. Una línea exclusiva presentada en Barneys New York que fue producida a partir del reciclado de restos de tejidos de una temporada anterior.

Bajo una premisa más o menos parecida se originó en 2014 la marca venezolana Victory’Sam, su creadora, Malva Castro, cuenta: “Este emprendimiento nace de la iniciativa de crear y diseñar complementos a partir de material reutilizable de bajo impacto ambiental combinando la creatividad y la conciencia ecologista en piezas realmente originales”.

Su  nombre nace de los diminutivos en ingles de Samuel (Sam) nombre de su hijo y Victory (Victoria) nombre de sus dos sobrinas menores. Esta firma ecoeficiente emprendida por la falconiana ofrece al mercado venezolano accesorios totalmente artesanales, elaborados a mano y se caracteriza por la combinación de diversas fibras y materiales reutilizables de la industria textil.

Entre sus diseños se cuentan una gama de productos que van desde zarcillos, pulseras, accesorios para el cabello, collares, pequeñas carteras, entre muchas otras creaciones que combinan colores y diversas texturas utilizando la tela como materia prima noble y versátil.

Su diseñadora, educadora de vocación y profesión, madre tiempo completo y emprendedora, ha desarrollado sus conocimientos en distintas instituciones que le han servido para fortalecer su bagaje de experiencias con respecto a su carrera, el diseño y el manejo de empresa.

Su filosofía, además de ser “no desperdiciamos nada, lo aprovechamos todo”, es tener el enfoque del “upcycling design”, mejor conocido como supra reciclaje, que no es más que el reciclaje creativo, donde se crean cosas nuevas a partir de tejidos y prendas que ya no se usan.

La misma emprendedora comenta que este término apareció por primera vez en 1996, pero que no fue sino hasta el año 2003 que apareció en el libro De la cuna a la cuna, rediseñando las formas como hacemos las cosas, del químico Michael Braungart. Tiene origen en el inglés y carece de una traducción literal en español.

Para ella, los ecoaccesorios son aquellas piezas que son elaboradas con materiales reciclados o reutilizables, donde la persona que los crea manifiesta a través de ellos y durante  su proceso creativo conciencia ambiental.

El proceso creativo y de producción de Victory’Sam comienza identificando el concepto, color y los modelos de cada una de las colecciones. Se realizan mínimo tres al año y están compuestas por líneas que constan de 12 piezas cada una.

Luego se pasa a diseñar, seleccionar, recolectar y recuperar el material para iniciar con el proceso de producción. Al terminar cada colección se inicia la producción de la campaña publicitaria para redes sociales.

Las fotos de la marca se realizan con el apoyo de modelos y un fotógrafo en locaciones de su ciudad. En cada colección, se busca crear alianzas con tiendas de diseño venezolano y personas aliadas en otros países para posicionar la marca.

Los accesorios nacen a partir de todos los residuos y materiales que el ambiente y la industria textil puedan proveer. A parte de la tela, casi cualquier cosa puede convertirse en un accesorio: Los hilos pueden convertirse en una pulsera, los botones en zarcillos, un pantalón en una cartera, todo es aprovechado.

Además, las piezas se combinan con otro tipo de elementos como cuero, conchas de coco, conchas marinas, semillas, madera y pegamentos menos tóxicos posibles que se complementan con otros de moda actual y comercial, como pedrería y strass de colores en algunos casos.

Los productos de Victory’Sam son lavables. Se utilizan técnicas artesanales y tejidos como el macramé para evitar en lo posible el uso de broches y apliques. Malva comenta que más allá de un propósito económico sus accesorios buscan crear consciencia y demostrar que se puede vestir algo bonito a bajo costo y siendo amigable con el planeta.

Por otro lado, la presentación de los accesorios, los empaques y todo el material POP es elaborado de forma artesanal en papel kraf y papel de caucho reciclado.  Los exhibidores son elaborados en cartón kilo con guata y cajones de palets reutilizados y recolectados en los mercados de la ciudad. Tratando de que la filosofía del supra reciclaje (Upcycling) sea visible en todo.

La marca formó parte de la sección de talento venezolano de la edición N° 12 de la revista falconiana Selecta en el mes de mayo. La publicación tiene presencia en varias ciudades de Venezuela y alcance internacional a países como Panamá y Aruba. Fueron tres páginas donde se muestra todo el trabajo y la dedicación.

A su vez, Victory’Sam ha formado parte de charlas  y talleres para promover el Upcycling en instituciones y rganizaciones públicas y privadas interesadas en poner en práctica el reciclaje creativo como enfoque eco sustentable principalmente en los niños y desde las escuelas.

En un futuro más cercano que lejano, la emprendedora espera seguir creciendo y mejorando sus productos, quiere posicionar la marca en la mayor cantidad de personas y vitrinas posibles además de dar a conocer este trabajo de “moda con propósito” en los espacios que sean posibles y que otras fronteras puedan disfrutar de la marca.

Más sobre la diseñadora de Victory’Sam:

Sobre Malva podemos decir que desde pequeña ha tenido afinidad por el mundo del reciclaje ya que su abuela criaba a los animales que serían el consumo de la familia y vecinos cercanos, además de tener su propio huerto de hortalizas y frutas.

Su madre también le transmitió este amor por el ambiente ya que fue creadora de sus propios jardines y huertos ornamentales en casa. Según cuenta, ella también reutilizaba todo lo que sea posible, desde periódicos y revistas para convertirlos en cestas y contenedores, hasta CDs, chapas y latas de refrescos para convertirlos en accesorios.

Marcar el Enlace permanente.

4 comentarios

  1. Gracias Michelle muy interesante tu trabajo…que bueno que la moda la lleves de la mano con la proyección del talento criollo y el compromiso con el ambiente. Me encanto colaborar contigo a través de esta esta entrevista y el resultado final excelente. A tu orden siempre…

  2. Esto es ¡genial! No he leído algo como esto desde hace mucho . Gratificante encontrar a alguien con algunas ideas originales sobre este tema. Este sitio web es algo que se necesita en la red , alguien con un poco de originalidad. Un trabajo útil para traer algo nuevo a la red. Gracias de todos lo que te leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90