Summer time with Highness

Así son los domingos del Highness Club.

Entendí que la felicidad, en ocasiones, suele disfrazarse de pendejada, de experiencia inútil, de un limitarse a estar ahí

Liubliana, Eduardo Sanchez Rúgeles. 

Pueden haber muchas opciones para los domingo pero si no estás en tu casa en pijamas echado viendo películas o series, lo segundo mejor que puedes hacer es estar con tus amigos en la playa o la piscina. Afortunadamente, este es un plan que los que vivimos en Venezuela podemos hacer todo el año, porque no tenemos estaciones estrictamente marcadas y el clima lo permite los doce meses. Depende de tu ciudad, claro, no obstante, en cualquier parte del país puedes disfrutar de un domingo con amigos y si todos están libres mucho más.

De eso van nuestras vacaciones. Por un lado, de estar echados viendo series y películas, terminamos Velvet, comenzamos House of cards y estamos re-viendo Gossip Girl -porque… ¿por qué no?-; por el otro, de reuniones con amigos y familiares. La playa y la piscina han sido nuestros destinos, aunque no nos hemos olvidado de las atracciones citadinas: el cine y las galerías ¡Celebramos la vida! A pesar de las adversidades. Personalmente, es mi última semana de trabajo antes de un receso indefinido del mundo formalmente laboral, y aunque falta poco para comenzar clases en la universidad, quiero disfrutar lo que me queda de tiempo libre antes de entrar al último semestre, la tesis y todos sus horrores.

Los domingos podemos olvidarnos del maquillaje y los looks producidos, podemos optar por franelas y shorts cómodos, o simplemente vestidos que no requieran de mucho esfuerzo. No podemos olvidarnos de proteger nuestra cara del sol con accesorios, además del necesario e imprescindible protector solar. Es importante recordar que con buena compañía las cosas se disfrutan más. Para haberme quedado en mi ciudad todo el verano, no ha estado tan mal gracias a las personas que me rodean, ¿qué tal van sus vacaciones?

Besis,

M.








 

Deja un comentario