Xoxo, MichelleUz

Fashion is the most powerful art there is. It’s movement, design, and architecture all in one. It shows the world who we are and who we’d like to be.

-Blair Waldorf.

Cada mes la comunidad Fashion Bloggers Vzla propone opciones para que todos voten y se elija el respectivo reto mensual, esta vez resultó ganador una temática distinta: se trataba de inspirarse en una de las series de televisión más famosas en el mundo de la moda y lograr un outfit que tuviese la esencia de uno de los personajes, sin ser un How to wear like… o una vulgar copia.

Al principio, dudé si quería participar o no, pues aunque amo la serie con locura, la inspiración es algo que nace espontáneo y si no se me ocurría algún look a partir de alguno de los personajes en algún momento, durante el plazo que ofrece la comunidad, me iba a ausentar este mes en las publicaciones del reto. No obstante y sin forzarlo, ocurrió: empecé a ver la serie otra vez –bueno, por cuarta vez- y un día sin darme cuenta estaba con un look que me recordaba mucho a mi personaje favorito.

Sobre la serie

Gossip Girl salió al aire en el 2007. Yo estaba en los primeros años del bachillerato y en ese proceso de explorar distintos estilos por el cual pasamos todos –y en el que sigo, solo que con un poco más de madures-. Terminó en el 2012, cuando yo estaba en los primeros semestres de mi carrera de Comunicación Social y empezaba a dirigirme al estilo que tengo actualmente.

La serie iba de un drama adolescente basado en las novelas de Cecily Von Ziegesar. Al que se le sumaba un vestuario de ensueño de la mano de los mejores diseñadores y las mejores tiendas de Nueva York, música que estaba súper de moda en aquel momento, paisajes espectaculares de las capitales más famosas del mundo y muchas referencias al cine clásico de Hollywood y la cultura pop.

Desde el primer momento en el que la vi me conquistó el estilo de todos los personajes y probablemente esa haya sido la razón por la que la seguí, además de las referencias y todo el drama adolescente que, para una muchacha que también estaba comenzando en los suyos, resultaba muy tentador meterse en las historias de amor –en algunos casos muy insano- que proponía el programa.

Evidentemente, esa primera vez que vi la serie viví la historia de Blair y Chuck en carne propia. Soy extremadamente llorona así que lo hacía en casi todos los episodios. Además, soy de las que ama las historias de amor medio insanas en la ficción para cumplir con mi cuota de masoquismo y alejarme de ellas en la real life.

Aunque para ser honesta, me encantaba Blair con cada uno de los personajes con los que tuvo una relación relevante en la serie (Nate, Louis y Dan además de Chuck, y sorry por el spoiler), porque cada uno sacaba un lado distinto de ella, evidentemente Chuck fue quien la hizo crecer y madurar un poco más que los otros.

La segunda vez que vi la serie puse más atención al desarrollo de la personalidad de cada uno de los protagonistas, porque me negaba a tener una serie favorita de
la cual no sacara algo que tendiese más hacia lo psicológico que hacia lo banal que se puede ver la moda para algunos.

“Destiny is for losers. It’s just a stupid excuse to wait for things to happen instead of making them happen.”
-Blair Waldorf.

Y sí, es un cliché que Blair Waldorf (interpretada por la bellísima Leighton Meester) sea mi personaje favorito en cuanto a estilo y personalidad, pero es que me proyecto en muchos aspectos de la evolución de su vestuario a lo largo de esos cinco años. Pienso que el desarrollo del carácter del personaje, al principio, una niña malcriada y manipuladora con mucha inseguridad de por medio, fue cambiando junto a su manera de vestir.

En las primeras temporadas, se podía ver a Blair con unas mezclas bastante alternativas. A pesar de que su estilo siempre fue clásico y muy lady, en esos capítulos de casi la primera mitad de la serie se le veía con combinaciones muy coloridas y llamativas que cesaron en las últimas temporadas. Donde utilizaba colores más sobrios y piezas más minimalistas.

Probablemente porque las tendencias y la moda del momento lo demandó, pero hacia mi punto de vista, también fue porque su personalidad fue cambiando hacia la de una mujer segura de sí misma que aunque tomaba algunas decisiones bajo creencias erradas, se mantenía firme ante ellas y perseguía lo que quería. Además de querer salir de la sombra de su madre o Serena y conseguir su camino y su luz propia.

Yo nunca fui así de manipuladora ni insegura, pero sí experimenté con mucha ropa, tendencias y estilos demasiado llamativos y alternativos que, aunque forman parte de mi historia, son etapas que ya pasaron y prefiero dejar en el pasado. Además, también tuve una época en la que no podía salir de mi casa sin un accesorio en el cabello, bien sea sombreros, diademas, cintillos o tocados, siempre había uno en mi cabeza. Pieza a la que Blair era super devota en las primeras temporadas de igual manera, pero que baja la guardia en las últimas, donde eran pocas veces las que se le veía con alguna.

Además, Queen B (sorry, Beyoncé, soy más de Gossip Girl que de tu música), estaba influenciada por mucha cultura clásica tanto de cine como de otros aspectos. Era fan de mi –también- actriz favorita de todos los tiempos: Audrey Hepburn y sus gustos musicales, de arte en general y actividades eran más hacia lo cultural tradicional que hacia lo deportivo o moderno. Muy yo hace algunos años, aunque la modernidad sí ha hecho de las suyas conmigo en la actualidad. Sumado a todo esto, el tipo de cuerpo de Leighton es muy parecido al mío o eso es lo que se puede percibir: no es tan alta y su cadera y piernas no son tan flacas, cosa que, evidentemente, me hacía identificarme mucho más.

Hoy en día, aunque no estoy encasillada en ningún estilo en sí, se puede decir que soy un poco clásica en mi manera de vestir. De vez en cuando coqueteo con algún estilo que esté en tendencia, y últimamente me encantan mis outfits working girl, pero he dejado de ser muy alternativa y aprendido qué cosas me quedan mejor. Es decir, en pocas palabras, he dejado de ser medio fashion victim, y he ido creando mi propia esencia en cuanto a mi vestuario.

Blair Waldorf inspiration

No me hizo falta “elegir” un personaje para el reto, aun cuando también me encantan outfits de Serena y Jenny (otros de los personajes principales), porque mi estilo es un poco Blair, aunque no lo vea como una influencia ni nada por el estilo. De hecho, apenas salió el reto, todos me comentaron que yo soy “demasiado Blair”. Cosa que me hizo pensar en sorprenderlos y hacer un look muy glam rock (que de hecho he tenido en el blog) o algo muy hippie o boho chic como Serena. No obstante, como ya les comente y es mi filosofía: la inspiración es algo que surge espontáneo, no forzado y ponerme a pensar en un conjunto hacia estos personajes, era falsear esa creencia de alguna manera.

Entonces sí, mi “reto” no es tan un reto, porque es mi estilo, mi confort zone, pero sí está inspirado en el icono eterno Blair Waldorf. No se olviden de visitar el #RetoGG para ver los demás looks de la comunidad.

XOXO,

M.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Wigsbuy Cyber Monday Wigs Sales

  • Black Friday Bedding Sale : Beddinginn.com

  • Best synthetic wigs

  • Luvyle casual dresses