CÓMO MANTENERTE INSPIRADO

8 consejos que lograrán mantenerte inspirado. MANTENER LA INSPIRACIÓN MICHELLEUZ BLOG

 

I love the smell of possibility in the morning

Tener un blog va más allá de querer. O de tener algún talento que explotar. Es una cuestión de ser constante. Y no de la constancia que elige publicar cualquier cosa con el fin de llenar un espacio en el calendario de posts. Hablamos de la constancia del contenido de calidad.

Eso que buscamos todos los que nos tomamos esta labor en serio y para unos se hace más complicado que para otros de generar.

Este año he sido bastante constante con el blog, a diferencia del pasado. No he dejado de publicar por más de siete días y en estos últimos meses lo he hecho hasta más de tres o cuatro veces a la semana.

Muchos amigos y colegas me preguntan cómo lo hago, y la verdad es que soy una persona de inspiración y este año lo he explotado. Más que ser una “blogger talentosa”, decidí ser constante. Y ser constante, para mí, en parte es ser una persona además de creativa, muy inspirada.

“la creatividad viene de un conflicto de ideas”, dijo Donatella Versace una vez, y las ideas, my friends, vienen de la inspiración.

Por otro lado, para Picasso: “La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando”. Y es verdad que cada vez que empiezas a trabajar en un nuevo proyecto las ideas van fluyendo y fluyendo.

Pero, ¿qué pasa cuando realmente estamos en cero? Cuando no estamos trabajando en nada y la inspiración no nos encuentra. O cuando aunque tengamos nuevos proyectos, mantenerse inspirado resulta todo un reto por distintas circunstancias.

Y no se trata de dejar las cosas para último momento o de procrastinar. Más importante que dejar de procrastinar, es mantenerte inspirado. Porque desfallecer ante algún proyecto propio muchas veces es consecuencia de estar desalentado con la vida y esto puede afectar hasta tu salud.

Los obstáculos siempre deberían ser fuentes de impulso, pero todos tenemos derecho a flanquear de vez en cuando. A sentirnos desmotivados y “secos” de ideas. O a no querer llevar a cabo esas ideas. Hasta a las personas más creativas y proactivas les ocurren crisis de desmotivación.

Un ejemplo de eso es esta entrada. La he tenido programada en el calendario de posts desde hace dos o tres domingos y no la había hecho por falta de ánimos y energía para terminarla de escribir.

Y así me pasa algunas veces. A pesar de que la negatividad se ha disminuido en mi vida y he tratado de mantener una actitud positiva para atraer más cosas buenas, a veces desfallezco.

Además soy de las que en ese período del mes en el que nos toca tener las hormonas listas para su cita con el psicólogo, está muy sensible y cualquier cosa puede ser un turn off de metas y proyectos. También, como venezolana, la situación del país es una variante que está constantemente “halándome” hacia el desaliento.

No obstante, gracias a que se me ocurrió hacer este post –hace mucho más de un mes- y al de consejos para dejar de procrastinar, lo logré. Volví a motivarme. Aquí les traigo algunas ideas que me ayudaron y comparto con ustedes para vuelvan a recuperar la inspiración cuando ésta se les desaparezca.

“Más que ser una ‘blogger talentosa’, decidí ser constante.”

 

Ahora sí, cómo mantenerte inspirado:

  1. Tómate una pausa. Un tiempo para ti. El arte también demanda su espacio.

Todo trabajo a veces puede ser abrumador, por más que te guste mucho lo que estás haciendo. Camina, despégate de la computadora así sea solo por 10 minutos. Toma agua. Toma café. Té. Respira. Date tiempo de encontrarte contigo y el por qué de tu desmotivación. Embrace it, para que puedas continuar.

  1. Haz una actividad distinta.

Inscríbete en otra disciplina. La emoción de comenzar algo nuevo siempre resulta motivadora. Haz ejercicio. Corre, trota, haz yoga, Pilates u otro deporte en el que puedas despegar tu mente.

Toma una hoja en blanco y dibuja o escribe aunque no sepas. O simplemente ten siempre otro proyecto qué comenzar. Así, si no estás trabajando en una cosa, puedes atreverte a empezar la otra y ver qué tal te va.

  1. Escápate. Haz un viaje. Si ella no viene a ti, ve en busca de ella.

En un escenario ideal, todos podríamos viajar a donde quisiéramos con facilidad. Resulta que ese escenario ideal es más complicado de lo que parece decirlo. No todos podemos viajar cada vez que nos plazca. Pero todos tenemos un parque, una playa o algún lugar al que podamos “escapar” y estar en contacto con el exterior.

  1. Reúnete con gente de tu área o tus amigos. De gente positiva.

Escuchar y compartir ideas entre personas que hagan lo mismo que tú puede hacer que se te ocurran y surjan otros proyectos. Ver que tus colegas avanzan y las cosas positivas que pasan a su alrededor te puede motivar a querer moverte para lograr lo que tú te has propuesto.

Mucho cuidado con tomar los logros de los demás de manera negativa y pensar que a ellos sí se les dan las cosas y a ti no.

Por otro lado, ponerte al día con esos viejos amigos y ver cómo su trabajo también ha avanzado puede generarte empatía y querer continuar con los tuyos. Rodéate de gente positiva, que te sume, que esté siempre trabajando en algo nuevo.

  1. El arte es el mejor mediador entre tú y tu musa. Crea una moodboard.

Renuévate y adquiere otros conocimientos. Lee, ve una película, escucha música, visita webs o blogs de temas que te interesen.

Podrías hasta variar las temáticas de lo que estás acostumbrado a leer y descubrir cosas nuevas. O hallar un film que aunque no sea tu estilo, te da ideas. Escuchar música distinta a la que estás habituado también puede relajarte y hacer fluir las ideas. ¡Retoma ese libro que no has terminado! ¡Esas canciones que te encantaban y ahora ya no escuchas más!

Si lo tuyo es la moda, agarra revistas viejas, lookbooks, u otro material que tengas en físico.

Crea una moodboard con todo lo nuevo que halles y todas las ideas que tengas en la cabeza en el momento e intenta organizarlas. Así no las vayas a llevar a cabo aún.

  1. Enfócate en lo que te gusta.

Y en lo que te hace feliz. En lo que quieras hacer en el momento. Si no te apetece estar con nadie, está solo. Si te apetece la compañía de alguien, díselo. Invítale un café a un amigo o simplemente a dar un paseo.

Reúnete con tu familia y juega con tus primos o hermanos más pequeños. Recuerda que, como lo dijo Eduardo Sánchez Rúgeles en Luibliana: “la felicidad, en ocasiones, suele disfrazarse de pendejada, de experiencia inútil, de un limitarse a estar ahí.”.

  1. Organízate.

Al parecer es mi respuesta para todo. Pero queda claro que la vida de las personas organizadas es –aunque sea un poquito- más sana. Haz una lista de tareas y pendientes. Comienza por las más cortas y fáciles que no requieran de la musa. Aquí tienes el post de cómo ser más organizado y uno para aplicar técnicas que te ayuden a dejar de procrastinar.

  1. Un plus para todos los generadores de contenido: Atento a las fechas importantes del mes.

Siempre podrás escribir o inventar algo a partir de sucesos importantes que se relacionen con tu temática. Como por ejemplo, para mí, el cumpleaños 55 de Breakfast At Tiffany’s o los cumpleaños de Alexander McQueen y Bertolucci.

 

Por último, ¡Deja de quejarte! ¡Vive un día a la vez! Y ¡En vez de preocuparte, ocúpate!

Marcar el Enlace permanente.

2 comentarios

  1. La número 3 es mi favorita y una de las que siempre practico, viajar te hace cambiar por dentro sin darte cuenta.

    XOLB
    http://www.le-blonde.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90