EL JERSEY AZUL

Un poquito sobre la historia del jersey. De mi jersey.

historia del jersey azul

 

—Es que todavía estoy aprendiendo de esta cosa y…

—¿Esta cosa? Oh, bien. Entiendo. Tu crees que esto no tiene nada qué ver contigo. Vas a tu clóset y escoges, no sé, ese suéter viejo de color azul, por ejemplo porque quieres decirle al mundo que te respetas demasiado como para interesarte por lo que usas. Pero lo que no sabes es que ese suéter no es sólo azul. No es turquesa. No es azul ultramar. Es, en realidad, cerúleo. Y además te despreocupas del hecho de que en 2002 Oscar de la Renta hizo una colección de vestidos cerúleos. Y luego creo que fue Yves Saint Laurent, si no me equivoco, el que hizo chaquetas militares cerúleas. Creo que necesitamos una chaqueta aquí.

Luego, el cerúleo apareció rápidamente en las colecciones de ocho diseñadores. Y después se fue filtrando en las tiendas departamentales para luego ir a parar a un trágico Casual Corner donde tú, sin dudas, lo sacaste de una cesta de liquidación. No obstante, ese azul representa millones de dólares e incontables empleos y es algo cómico que pienses que tomaste una decisión que te exime de la industria de la moda cuando de hecho, estás usando un suéter seleccionado para ti por la gente de esta sala. Entre un montón de cosas.

El Diablo Viste de Prada

Otra de mis tendencias favoritas de esta temporada son los jerseys, suéteres, sweaters, sudaderas –o el nombre que se le dé en tu país-. Y si son oversize, mejor. Me parece que le suman muchos puntos a un outfit y son perfectos para resolver los días en los que no quieres pensar. O no tienes mucho ánimo.

Un poquito de la historia del jersey

Después de la clase de historia de Miranda sobre el suéter de Andy, el origen de la prenda merece ser contado. 

La historia DEL jersey. De MI jersey se remota a par de años atrás. En uno de esos viajes a los que mi papá no lleva suéter y luego tiene que comprar uno porque no soporta el frío.

Lo gracioso es que lo obtuvo de una tienda de piezas “outwear” especializada en ropa para cazar o pescar. Poco sabía yo sobre el origen del jersey así que no le había encontrado la relación más allá de la utilidad.

Como muchas otras prendas, el jersey tiene su inicio en algunas de las clases más bajas de siglos pasados. En su caso, fueron pescadores y campesinos de Jersey y Guernnsey que lo utilizaban para cubrirse del agua y el viento.

La pieza originalmente tenía el cuello redondo y un poco alzado para lograr protegerlos del frío con éxito. Justo como la mía. Bueno, la de mi papá.

Según GQ, fue en el siglo XVI cuando estas dos dependencias de la Corona Británica obtuvieron el permiso para importar lana desde el Reino Unido. Conocido como una de las mejores lanas merinas. A cambio, tenían que proveer a la realeza con artículos de este tejido.

No obstante, ningún caballero inglés utilizaba el jersey. A pesar de utilizar el tejido en otras prendas. No fue hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando la burguesía y su afición por practicar deporte hicieron que se apuntaran al uso del jersey.

El punto era la mejor opción para la disciplina por su funcionalidad y libertad de movimiento. La demanda creció. En un principio eran confeccionados en una sola pieza y confeccionados a mano. Uno a uno.

Después, la pieza comenzó a cortarse en rollos prefabricados para lograr satisfacer la demanda.

También experimentó otros cambios: se comenzaron a hacer con cuello v –de pico-. Así se diferenciaba la parte trasera dela delantera. Además, cada equipo lo tenía según sus propios colores y según el deporte que se practicara.

En 1857 el Lord Nelson recomendó al Ministerio de Marina su uso y pasó a formar parte del uniforme de invierno de los soldados de Nueva Escocia.

Como muchas otras prendas, el jersey tiene su inicio en algunas de las clases más bajas de siglos pasados. 

 

Luego se trasladó a América donde es conocido mayormente como sweater –sudadera o persona que suda-. En español se le ha denominado suéter –o sudadera según la traducción casi literal-.

Hasta nuestros días, ha sido víctima de muchísimos cambios. Después de pasar del cuello redondo –y en algunos casos levantado- al V, se confeccionaron con botones.

Quizás, a partir de él, es que han nacido otras piezas como los chalecos, las chaquetas y los cardigans. Prendas que son abiertas –tienen botones o cierre- y ofrecen una mayor versatilidad al lado del clásico jersey.

Mi papá lo ha utilizado muy poco después de haberlo comprado. De hecho, mayormente está en mi closet y me salva cada vez que lo necesito. Lo puedo utilizar de top o de vestido y es perfecto para climas bipolares –lluvia con frío y calor-como los que vivimos en el centro de Venezuela.

Besis,

M.


Marcar el Enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Una falda plisada y otra forma de usar mi jersey azul

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90