Degustación de comida asiática

Más que platos tradicionales, disfrutamos de la cultura asiática mediante su gastronomía. Gracias a La Casserole Du Chef por la invitación.

 

“No hay amor más sincero que el amor a la comida”

George Bernard Shaw

En la vida hay pocas cosas más satisfactorias que comer. Por algo es uno de los placeres –y necesidades- de la vida. Es posible que no exista nada más placentero que sentir una explosión de sabores bien llevados en tu paladar.

Más allá de cubrir una falta, ingerir alimentos debería significar el disfrute del sin fin de esas sensaciones gustativas que el mundo ofrece. Todo a partir de unas manos con vocación para la cocina.

No es obligatorio ir a un restaurant para deleitarse. Lo mejor que te puede pasar es correr con suerte y tener un familiar cercano apasionado por la gastronomía. Y más allá de eso, conocer que existen excelentes métodos para hacer académica la afición.

La semana pasada acudimos a la presentación de comida asiática en La Casserole Du Chef. Un centro de estudios de artes culinarias que tiene como objetivo capacitar –con los más altos niveles de exigencia- a personas interesadas por el mundo de la gastronomía.

Con más de 20 años de experiencia, su meta es convertir a los alumnos en cocineros capaces de llevar a cabo los sueños que tengan con respecto a la cocina.

Una de las actividades, va de preparar un servicio de comida internacional para exponerlo ante un jurado. Desde la cocina española hasta la francesa. Durante un tiempo determinado los alumnos de un grupo se pasean por la gastronomía mundial. Más allá de cocinar platos tradicionales, son embajadores de su cultura a través de los sabores.

Menú de La Casserole Du Chef para el servicio asiático

Tuvimos la fortuna de formar parte del jurado escogido para degustar la gastronomía asiática. Agradecemos a los alumnos del grupo 9 por la invitación y les deseamos el mayor de los éxitos. Nos recibieron con un cocktail de fresa, jengibre y hierbabuena que preparó nuestro paladar para lo que vendría después.

 Lo primero que probamos fue un Niguini de Salmón junto a unas Brochetas de Langostino en Salsa de Ciruelas y Ajonjolí. Tres sabores muy distintos que se complementaron a la perfección. Si tuviese que escoger uno entre ellos, sería el langostino. La mezcla de sensaciones era muy agradable.

Continuaron con Wanton relleno de Pollo, Coco y Cilantro en salsa de Chile y Tamarindo. Otro plato que merece que uno se detenga y disfrute de la combinación de lo dulzón con lo picante. Dos sabores distintos, pero que en la salsa no competían, se complementaban. Sin mencionar que en el wanton se sentían todos los alimentos mencionados.

El plato principal lo protagonizó un Filette de Pargo con Salsa de jengibre y Arroz Aromatizado. La manera en la que se mezclaron los distintos tipos de arroz fue exquisita. De nuevo, ninguno competía, todos se complementaban y estaban en el punto.

El postre, mi parte favorita siempre, estuvo de igual manera a la altura de todo lo demás. Helado de yogurt con banana temporizada en coco. ¿Qué se puede decir de esto? A pesar de que no tenía que ser muy fuerte, el sabor del coco se sentía y eso le dio ese toque exquisito.

 

Más allá de cocinar platos tradicionales, son embajadores de su cultura a través de los sabores.

 

La presentación de los platos fue de las cosas que más halagamos como jurado. Todo estuvo a la altura de lo que promueve el instituto y sus alumnos. Las fotografías no le hacen justifica a lo bueno que estaba todo. ¡Vean por ustedes mismos!

 

 

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Felicitaciones chicos!!!!! Cocinen con el corazón, cocinen para alegrar la vida pero sobre todo cocinen porque esa es su pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =

  • Best Car Seat Covers : Beddinginn

  • Luvyle women fashion clothing