DEL AMOR A LAS FRANELAS ESTAMPADAS

Esto es más como una -cuasi- crónica de moda.crónica de moda

“Paradójicamente, mientras más inciertos sean los tiempos, más lírica encontramos a nuestro alrededor; mientras más sombrío sea el momento, más energía creativa se libera.”
-Cecilia Casero.

 

“Me gusta cómo va vestida esa niña, mama”. No es por presumir, pero de vez en cuando escucho alguna que otra frase como ésta. Niñas o adolescentes, disimuladamente o no, las mencionan en algunas ocasiones.

No es el caso con las mujeres de mi edad o bueno, pre-adultas. Hay que estar bien seguras del estilo propio para aceptar que te gusta el de alguien más. Así no lo compartas. Y, en la actualidad, lo más parecido al estilo propio para muchas mujeres se basa en adaptar el look Kardashian/Jener  a su presupuesto.

Lo que me llama la atención esta vez de que la frase sea mencionada, es que la niña, de unos siete u ocho años, va de la mano de una de las mujeres que acabo de mencionar.

Un busto evidentemente plástico –o de silicón, en realidad-, un suéter tan ajustado como para que esto se note, lo mismo con los pantalones y botas OTK. Sin mencionar la muy bien dotada carrocería trasera. Si no es otro clon de las Kardashians, se parece igualito.

No alcanzo a escuchar lo que contesta la madre, porque si algo tengo yo, es que camino muy rápido y no me ando metiendo en las conversaciones de los demás. Bueno, ésta última no es verdad. Pero lo siento, es que soy –casi- periodista.

Desacelero un poco el paso. No para escuchar la conversación, sino para analizar qué llevo puesto. Sin duda, es un outfit completamente distinto al de la mujer.

Mis pantalones, bien lejos de ser ajustados, son unos mommy jeans de esos en los que hasta tienes un “paquete”.  Mis zapatos son, más bien, básicos. Y mi top no es más que una franela. Y ni siquiera una franela ajustada.

En ella, el busto que no tengo se pierde completamente entre tanta tela que me sobra, las mangas me llegan casi a los codos y si la usase sola pudiese ser confundida con un vestido. Y me encanta.

La franela de hombre es otra de mis piezas favoritas. Pero qué voy a hablar de géneros en este momento, si con tanta revolución femenina -y en la moda-  las fronteras se han desdibujado.

 

Crónica de moda o el amor a las franelas estampadas 

Hace pocos años no me gustaban mucho las franelas porque mi estilo no es el más sporty. Pero desde que tengo contacto directo con una marca que las hace, no me quedó más que adaptarlas a mi estilo. Y eso está bien, porque justo ha coincidido con el boom que tienen en el mundo de la moda en este momento.

De nuevo, no sé qué pasó primero, si mi amor por combinar las franelas con cualquier tipo de prendas, o el furor que hay en el street style con ellas. Sin duda, de algún lugar debo haber sido inspirada e influenciada, pero lo que sí defenderé es que me encanta la tendencia desde mucho antes de este año.

Pero me encanta que actualmente esté tan pegada. Porque te permiten hablar sin mencionar ni una sola palabra. Actualmente –lo repetiré-, lo político está de moda. Y las tshirt estampadas nos permiten expresarnos en un lenguaje no verbal. El lenguaje del vestuario. Ese que desde tiempos inmemorables existe. Ese que puede ser más poderoso que muchas cosas.

Por otro lado, ¡vuelven más clásicos de la cultura pop! Esta prenda ha sacado de contexto a las bandas más rockeras para llevarlas a looks girly. Ojo, tampoco aplaudo que se use algo sin saber lo que significa. Sólo porque el logo es bonito o nos combine en el momento. Si vamos a usar algún símbolo, que éste, al menos, tenga significado para nosotros.

No necesariamente tiene que ser un significado explícito o que todos lo sepan. Como me pasa a mí con esta franela. Va más allá de que diga “Caracas”. Son las Nubes de Cálder lo que me enamora. Y va más allá de ser sólo las Nubes de Cálder. Es que este año espero estar debajo de ellas. Y así pueden desencadenarse más cosas.

¿Ven? Cuando la ropa tiene significado siempre luce mejor, siempre se siente mejor. A que ustedes también tienen una franela que representa cosas que nadie más entenderá si no se las explican…

Besis,

M.

¡Suscríbete para recibir contenido exclusivo!
Respetamos tu privacidad y datos personales

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90