ABRIL EN PELÍCULAS (Y SERIES)

Ahora le sumamos series a estos posts mensuales, aquí una pequeña review de  The Crown, 13 reasons why y Girlboss.

13 resons why spanish review

“Cuando te metes en la vida de una persona, te estás metiendo en su vida entera. Todo afecta todo”
13 reasons why

 

La situación actual de Venezuela no es un secreto para nadie. No obstante, creo que la lucha sin descanso también merece que te tomes unos minutos para ti. Para drenar la presión y la incertidumbre  del día a día. Este mes no me vi muchas películas, pues no hubo cabeza para ello. Semana Santa fue el único momento dónde pude medio disfrutar del cine y la televisión como “debería ser” sin ser así. 

Como evidentemente el post iba a ser demasiado corto -y no iba a valer la pena- con solo dos películas y, además, no quería dejar de hacer el post de películas mensual, me propuse también comentarles por aquí las tres últimas series que he visto. Aprovecho la oportunidad, pues dos de ellas son extremadamente nuevas y han causado mucha polémica entre los jóvenes. 

The beauty and the beast (2017)

Es la versión live-action del clásico animado de Disney. Bueno, en realidad del cuento de hadas escrito por Jeanne Marie Leprince de Beaumont. Es dirigida por Bill Condon y progatonizada por Emma Watson. Es casi exactamente igual a la película animada. Desde la música hasta los personajes. De hecho, tengo que alabar un poco el casting, porque todos estuvieron estupendos. Desde Gastón -que me parece idéntico al de la película animada-, hasta Ewan McGregor como Lumière (el valet real de Bestia que fue convertido en un candelabro). 
En cuanto a la polémica sobre la homosexualidad en la película sí me pareció un poco forzada, pero como siempre, la gente exagera demasiado. 

xXx: Return of Xander Cage (2017)

Es la tercera parte de la franquicia XXX. También puede ser conocida como Triple X III. Es dirigida por D.J. Caruso y producida por Vin Diesel (junto a otros más). No es mi estilo, pero si voy a algún lugar de visita y me invitan a ver una película no me niego. No he visto las dos anteriores así que no me pidan una review completa de la situación.

La historia va del regreso del protagonista -que se presumía estaba muerto- a una misión que busca recuperar una “caja de pandora” robaba. Este objeto activa unos satélites militares que pueden causar destrucción masiva y, como siempre, hay alguien dispuesto a utilizarlos. Es buena para entretenerse y reírse de chistes superficiales y sin pensar demasiado. 


SERIES

The Crown (2016)the crown

Es una serie biográfica creada y escrita por Peter Morgan y producida por Left Bank Pictures para Netflix. La serie va sobre el reinado de la Reina Isabel II del Reino Unido. Comienza justo cuando se casa con el Rey Felipe (Duque de Edimburgo) en 1947 y continua hasta la muerte de su padre, abuela y asenso al trono. Es impecable. Cada cosa está tremendamente bien pensada.

A pesar de ser histórica y no tener demasiado erotismo o elementos “catchy“, te engancha desde el primer capítulo. Bueno, no tiene demasiado de esto, pero logra meterse entre los más oscuros e inesperados secretos de la realeza británica. Así que por ahí sí hay alguna satisfacción al morbo humano. A esa curiosidad y satisfacción que genera el hecho de saber cómo, cuándo y por qué esos “modelos” de personas también tienen sus fallos. No obstante, lo hace tan natural, tan delicado y bien tratado, que algún indicio de infidelidad o pecado, no es más sorprendente que la manera cómo te hace presenciar el crecimiento de la Reina más famosa del mundo hasta ahora.

Si disfrutas de conocer todo sobre la realeza y cómo es que funciona la política en otros países, esta es una serie que te encantaría. Me la vi hace tiempo (fue estrenada en noviembre 2016), pero ya que les iba a hablar sobre las series, no podía dejar de recomendarles esta joya. De más está decir que estoy demasiado ansiosa por la segunda temporada. 

13 Reasons Why (2017)13 reasons why

La serie de la gran polémica. Me podría extender horas haciendo una review y explicándoles razones sobre por qué no me encantó 13 reasons why. O 13 razones por qué, o Las 13 razones. Pero, en resumen, para los que aún no la han visto, esta es una serie -también de Netflix-  basada en la novela de 2007 Trece razones por de Jay Asher. 

Cuenta la historia de Hannah Baker y las razones por las cuáles se suicidó. La manera de ser contada es muy cool, pues cada capítulo es un casete que grabó la joven antes de poner fin a su vida. Y cada casete es un personaje o persona que influyó en su decisión. La forma en la que vas descubriendo cada razón -aunque estas te parezcan serias o no lo sean- está super acorde al género al que apunta que es el suspenso (aunque por ahí digan que al drama juvenil o misterio).  Las transiciones entre pasado y presente son tan sutiles -y bien hechas- que te obligan a estar pendiente de todo el capítulo que, sin embargo, en algunos casos resulta innecesariamente largo. Sí, debemos aceptar que los capítulos de una hora en este caso son innecesariamente largos.

La serie trata los temas de moda como el bullying, el abuso sexual y el machismo. Al principio rechacé mucho el hype que hubo al rededor de ella porque no me parece que trate un tema novedoso. Al contrario, es un tópico que ya es una tendencia mundial y ha sido tratado con anterioridad en otras campañas de menos tiempo. Lo que me parece que fue el secreto del éxito, en este caso, es que el mensaje -que está bien pensado y llevado a cabo- lo está difundiendo uno de los líderes de esta generación: Netflix. No es lo mismo ver el vídeo que comparte tu tía en Facebook sobre el bullying a que tú Dios del entretenimiento en streaming Netflix te de TODO UNA SERIE sobre ello. 

No obstante, y a pesar de toda la buena intención -que al final, en realidad, amigos, termina siendo comercial- los personajes son extremadamente clichés. Todos y cada uno de ellos. Lo que hace que al final la historia también sea cliché y te deje pensando qué es, entonces, lo que ha conquistado a todos. La respuesta está en el párrafo anterior y, además, en que el cast que han elegido está lleno de talento nuevo -sangre nueva qué explotar- y han desarrollado una buenísima campaña mediática para llevar a todos directo al estrellato junto a ella. Selena Gomez -aunque no es ningún personaje- también está incluida en todo esto. ¿Qué otro ingrediente es más oportuno para el éxito que agregar a una influencer del momento? La moda te lo puede decir.

No quiero pintarme como una hater de la serie, porque no lo soy, pero me parece que no es para tanto. Quizás porque yo nunca he sido Hannah ni Clay -el personaje que está escuchando los casetes mientras se desarrolla la serie-. Tal vez para personas que han pasado por momentos depresivos y de baja autoestima sea una super serie que los ha hecho sentir escuchados y ha logrado que se identifiquen fácilmente. Puedo intentar verlo desde ese punto de vista.  Sin embargo, en lo personal me parece que toda la esencia del mensaje que llevan ya ha sido tratado con anterioridad en expresiones artísticas que requieren menos inversión de tiempo. 

Aún así, probablemente -y de salir- me vea la segunda temporada, pues el último capítulo -que me parece el más interesante de todos, aunque también innecesariamente largo, cosa que ya se ha vuelto una muletilla en este texto, by the way– deja muchísimos cabos sueltos y cuestiones que, como espectador me encantaría saber si se resolvieron.  

Girlboss (2017)

Esta es otra serie de Netflix apenas estrenada este 21 de abril. Está basada en el famoso libro #Girlboss de Sophia Amoruso (Directora de Nasty Gal) y cuenta la historia de su ascenso. Cada capítulo es un intento de retratar el paradigma “millennial” y evocar la melancolía que puede producir echarle de nuevo un vistazo a redes sociales como My Space. No obstante, todo esta parte del mundo digital se ve un poco desplazada por la actitud rebelde e irreverente de la protagonista. La cual se roba toda la atención y crítica sobre la serie.

Independientemente de lo que diste el libro de la misma, la personalidad de esta mujer, que representa, de alguna forma, el empoderamiento del género, es la típica de su generación. Malcriada, “floja” y egoísta. No obstante, es un buen retrato de que no importa lo que ocurra en tu vida antes de conseguir “tu pasión” si cuando al fin la encuentres estás dispuesta a dar todo por ello. Evidentemente, a Sophia en la serie se le va un poco de las manos el tema del interés por el poder y el dinero. 

La serie se presenta casi como una comedia romántica de 13 capítulos. Y aunque Nasty Gal quebró a finales del año pasado (2016), solo se centra en cómo fue el proceso del lanzamiento de la página web y faces previas a esto (como los inicios de la tienda en eBay). Para muchos que la estaban esperando fue una decepción, pues se esperaba mucho más de ella.

Se dejó de explorar un mundo de posibilidades por darle una fuerza a la protagonista, que a veces hasta es detestable. Personalmente, no creo que se acerque un poco a otros proyectos cinematográficos o televisivos sobre moda y negocios. Como por ejemplo The Devil wears Prada, Sex and The City o, más recientemente, The Intern. Un plus: la actuación de Rupaul le da un valor agregado que ha salvado a la serie de obtener más criticas negativas. 

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90