CARTA EDITORIAL DE MAYO

Las redes sociales en los tiempos de crisis según la situación actual de Venezuela

Foto de runrun.es

 

Cinco meses desde que inició el 2017. Más de un mes de continuas protestas en Venezuela. En esta entrada no habrá predicciones, ni previews, ni sneek peak. ni inspiración de lo que vendrá, porque no lo sé.

Lo que sí sé es que el tema del uso de las redes sociales o espacios de trabajo en la plataforma digital ha sido un asunto sensible para todos los venezolanos todo lo que ha sido este mes. El publicar o no publicar es un tema que depende de demasiados factores y las consecuencias son súper impredecibles. No obstante, la pregunta del millón es:

¿QUÉ PUBLICAR?

En mi experiencia, he visto muchísimos casos demasiado distintos como para elegir un factor común que pueda construir un manual a seguir sobre qué hacer o cómo manejar la situación desde mis herramientas de trabajo que son las redes sociales y, en este caso, el blog.

Yo opté por parar mis publicaciones en el blog casi del todo. Solo dejé un especial del día del libro donde además de una lista de mis favoritos, difundo un reportaje sobre la situación actual de Venezuela. No obstante, ayer rompí el silencio que tenía respecto a otros temas y publiqué el mes en películas (y series). 

Debo decir que tengo sentimientos encontrados con respecto a publicar o no publicar, seguir trabajando o no seguir trabajando, marchar o no marchar. Supongo que son las mismas emociones que tienen la mayoría de las personas que se encuentran en mi misma posición o alguna parecida.

La solución en cuanto a lo de seguir en la calle o no seguir en la calle es definitiva y sin vacile: ya no se soporta más vivir de esta manera, así que no queda de otra. Es la opción que tenemos y a la que hay que aferrarnos. No obstante, esto me lleva, entonces, al dilema de si seguir publicando en el blog o no seguir publicando. O qué publicar por respeto y que NO publicar por imprudencia. Y pasa lo mismo con mis redes sociales.

Obviamente apoyo 100% la difusión de información competente a la situación del país mediante redes sociales. Eso no hay ni que preguntármelo. Cualquier cosa que me hagan llegar y considere que puedo poner un grano de arena para ello, lo difundo.

Aclaro que no puedo ir a todas las marchas ni todos los tipos de protestas de calle que hagan. Pero cuando se trata de ese tipo de apoyo que puedo hacer desde mi computadora y celular, no lo dudo ni un segundo. Espero que para este momento ya no exista gente que piense que la única manera de ayudar a la situación es yendo a marchar.

 

Sentido de pertenencia. • #caracas #venezuela #19a

Una publicación compartida de 🇻🇪 DoBa 🐜📷⚽️ (@donaldobarros) el

 

¿Cómo puedo ayudar si no marcho?

Esta es una de las primeras preguntas que se hace todo venezolano cuando se ve imposibilitado de ir a marchas o protestas de calle. No debería haber ningún tipo de ánimos de juzgar a quienes pertenezcan a este grupo.

Claro, esos quienes critican y cuestionan las formas de lucha que se están aplicando son harina de otro costal y no merecen ni la más mínima atención.

Pero aquellos que quieren aportar de alguna manera, más allá de sólo criticar, la solución es –relativamente- fácil: difunde información importante, veraz y puntual. De nada sirve retwittear la misma foto 04398320943 veces, ni el mismo vídeo, ni pasar por Whatsapp ese audio de procedencia dudosa.

Difunde reportajes, noticias, vídeos e imágenes informativas. Así tus seguidores que no estén familiarizados con la situación (aquí se puede incluir familiares, extranjeros y muchos otros) se van a enterar de qué es lo que realmente está pasando en nuestro país.

Evidentemente se puede caer en los chistes y bromas que se hacen al respecto de ciertas cosas –y hasta cierto punto- pero nada en exceso. Con esta situación hay que brindar lo mejor de nosotros y nuestro apoyo más incondicional con las cosas que lo merecen.

Si no tienes nada bueno que decir u opinar, mejor no digas nada. Si no vas a marchas, no critiques a los que sí van (así estos vayan sólo a tomarse una selfie). Si no estás aportando absolutamente nada positivo a la situación, lo siento, pero no deberías opinar (aunque igual eres libre de hacerlo)

Apoya a las organizaciones que buscan medicamentos e insumos para aquellos que sí van a las concentraciones. Así sea con un simple reposteo de una imagen por Instagram Story. Nunca sabrás quién de tus contactos puede ayudar y, de repente, se entera justo por tu publicación.

Hay muchísimas maneras de aportar a la situación venezolana así no estés en la calle. El simple hecho de compartir información con tu abuelita u otros familiares que no tengan acceso a las noticias ni puedan ir a marchar es una forma de ayuda.

Si todavía para ti es desconocido que los canales de televisión nacionales no transmiten ni la cuarta parte de las cosas que ocurren, pues entérate, y comienza a conversar con tus familiares que no tienen acceso a internet sobre todo lo que está ocurriendo. 

 

Represión Venezuela.

Una publicación compartida de Horacio Siciliano (@hsiciliano) el

 

¿Cómo manejo la situación en Redes Sociales?

Nadie ha inventado un manual sobre cómo utilizar las redes sociales en situaciones de extrema crisis como la que vivimos hoy los venezolanos. No creo que alguien se dedique a inventarlo, aunque sería una idea millonaria.

Todo lo que he escrito aquí es desde mi más sencilla y humilde opinión, pues, repito, he visto muchísimos casos distintos que no me permiten ni siquiera saber qué hacer a mí.

He visto a la persona que va a marchas en la mañana y en la noche se va de rumba. O terminó almorzando en uno de los restaurantes más caros de Caracas. O ese mismo fin de semana agarró un avión y está en Miami, o Los Roques o simplemente se fue a Choroní por el fin de semana. Y no es solo una, son docenas de personas. También a la que en plena marcha se toma la selfie y se va, porque “ya cumplió”.

He presenciado al que sube una foto de la marcha con un caption intenso y no ha movido un solo dedo para ayudar en algo. Tipo en serio, ni un retweet ha dado. O al que se da la tarea de repostear y difundir todas las fotos de alta calidad que toman los periodistas, fotógrafos, reporteros o fotoperiodistas –y todos los sin fines de títulos-, pero que no sabe nada del porqué de la imagen.

También a la que se toma la foto con la gorra de Venezuela en su casa, pero no sabe que en ese mismo momento están reprimiendo a los que están marchando.

Entre mis colegas he visto a la que va a marchas en la mañana y en la noche nos pone el nuevo look que vamos a ver en su blog si entramos en ese mismo momento. Y no, no es su outfit contra bombas lacrimógenas. He visto a la que aun estando en Venezuela sin poder moverse de su casa por todo lo que está pasando, hace como si nada y también nos comenta que tiene un nuevo post.

No lo critico, porque no sé qué está pasando por sus cabezas, pero es algo que me ha costado comprender y a partir de esto, sacar una conclusión. Y aún más, decidir qué puedo hacer o no hacer yo. Todo funciona de distinta manera.

He visto a gente acribillar a bloggers por simplemente poner una foto ajena a lo que ocurre y he visto como alaban a la que cuenta que uno también merece distraerse en una, dos o tres fotos que no tienen nada que ver con el país. Hoy más que nunca confirmo que hay público para todo.

También he observado a la que desde afuera cesa sus publicaciones y difunde sólo información respecto a lo que ocurre. Y a la que alterna los trabajos que ya tiene pautados con cuestiones sobre la situación de Venezuela. Al igual que a la que no se ha enterado de nada.

He sido testigo tantos casos distintos con reacciones totalmente opuestas y diferentes que simplemente he decidido que improvisaré. Porque las cosas siguen empeorando en el país y sigue sin haber un patrón comportamental. Y esto ha sido solo un paneo rápido de todo lo que ha estado pasando en las redes sociales. Este es un tema para extenderse millones de caracteres.

No es como que yo estaba esperando un “modelo a seguir” para sentir que estoy haciendo un buen uso de mis herramientas de trabajo. Pero esperaba observar un comportamiento más o menos uniforme, para saber cómo atacar y sobrellevar esta situación sin herir ningún tipo de sensibilidades. Quizás me olvidé un poco de que yo también tengo la mía.

 

La verdad viene desnuda, igual que la libertad. • ||•|| Venezuela. • #caracas #venezuela #20a

Una publicación compartida de 🇻🇪 DoBa 🐜📷⚽️ (@donaldobarros) el

Por qué digo todo esto y por qué improvisaré

Retomando el tema de mis sentimientos encontrados en cuanto a publicar o no publicar, pues debo decirles, aunque muchos me odien y aunque a otros les dé igual que quizá de vez en cuando lo haga. Primero, porque tengo proyectos que ya tenía preparados y no creo poder aguantar más; y segundo porque también necesitamos drenar y liberar la ansiedad y la incertidumbre que todo esto nos genera.

En marzo preparé un style a week junto a la marca Etherea para enseñarles como me preparaba para la primavera y toda la época de festivales. Se supone que saldría justo la primera semana de abril, pero nunca lo publiqué por respeto a toda la situación y por, simplemente, no estar en el mood de desviar la atención hacia otros temas más “banales”. No es que ahora lo esté, es que es un compromiso pre-adquirido que debería culminar.

Porque bueno, resulta que los dos fines de semana de Coachella ya pasaron y la primavera se nos va el mes que viene y no sé qué pueda pasar mañana. Es un proyecto que hice porque apoyo con todas mis fuerzas lo que se hace en este país y quiero seguir confiando en él, así que pensándolo mejor, no sé por qué avergonzarme de publicarlo. Me siento muy orgullosa de lo que logramos y tanto Etherea como yo corroboramos nuestro compromiso con el país día a día.

Evidentemente para estos posts y lo que vendrá trataré de elegir los mejores momentos. Quizás simplemente pasen desapercibidos. Y en algún punto, cuando todo esté mejor –y espero que sea sin dictadura- los difundiré para que todos puedan disfrutarlo.

A modo de conclusión, porque esto ya es demasiado largo, les pido disculpa de antemano a todas las sensibilidades que vaya a herir de ahora en adelante…

Sé que las cosas cada vez van peor y que quizá la democracia esté más cerca y no deberíamos desviarnos ni distraernos. Pero ante tanta incoherencia, incertidumbre y locura que está a mi alrededor, no puedo sino drenar y mantener la calma a mi manera.

Gracias por siempre leer y estar aquí.

M.

 

Estado actual. • #caracas #venezuela #29a

Una publicación compartida de 🇻🇪 DoBa 🐜📷⚽️ (@donaldobarros) el

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90