JUNIO EN CULTURA

 Todo lo que vimos en el ámbito cultural durante este mes y mi nuevo guilty pleasure: las chicas del cable. las chicas del cable

Desde muy pequeños nos enseñan que mentir es algo malo, que hacerlo te convierte en una mala persona. Pero esa es precisamente la primera mentira. Las mentiras nos ayudan a vencer nuestros miedos. Proyectan sobre los demás una imagen interesada de nosotros. En definitiva, las mentiras nos ayudan a vivir.
Las chicas del cable

 

Tengo que admitir que las series o, mejor dicho, los culebrones españoles son como uno de más de mis guilty pleasures. Desde mi adolescencia he prescindido de las telenovelas, pero éstas fueron suplantadas por las series. Primero fue Gossip Girl y Sex and The City completa. Luego llegaría Pretty Little Liars (que no la seguí y recién acaba de terminar) y otras menos rosas como Spartacus, American Horror Story y las que veo actualmente. No obstante, en ese camino también están las series españolas. No he visto El internado ni El barco (quizás nunca las vea) pero Velvet me atrapó en su primer capítulo. 

Junio fue de terminármela y atreverme a ver Las Chicas del Cable. También de biopics o documentales de moda y de re-ver otras películas. La situación del país no me ha dejado ir a ninguno de los festivales que se han celebrado en Caracas y eso me tiene un poco deprimida, pero sé que cuando todo se solucione podremos disfrutar de muchísimos festivales más. 

 

SERIES

Velvet (4ta temporada) (2016)

Esta es una serie española creada por Ramón Campos y Gema R.. Tiene a Miguel Ángel Silvestre como protagonista y otros tantos actores españoles bien talentosos -y guapos-.  Evidentemente, es un super culebrón y en una hora pasan millones de cosas, hasta las más rebuscadas, pero tiene esa dosis de buen cast, comedia, moda y, sobre todo, amor que a todas las mujeres nos conquista. Además, en eso de que pasan muchas situaciones te quedas prendado y quieres saber cómo termina todo. 

La serie va de una casa de Alta Costura entre los años 50’s y 60’s y cómo los protagonistas nos van mostrando los avances del mundo de la moda para la época con sus atrevimientos. 

La cuarta y última temporada fue estrenada el año pasado, pero no fue sino hasta hace poco que Netflix la ha subido y no dudé en terminármela. Aquí, después de resolver los malos entendidos y toda la maldad que había a su alrededor, los protagonistas tienen su happily ever after al fin (sorry por el spoiler pero era evidente). 

 

Las Chicas del Cable (2017)

Esta es la primera serie española original de Netflix y ha sido todo un éxito. Fue estrenada en Abril y ya se han confirmado dos temporadas más (a diferencia de Sense8 que la cancelaron y otras series que tampoco volverán como GirlBoss). La serie cuenta la historia de varias mujeres -especialmente de una que es quien narra en off- y de cómo se hicieron camino en una compañía de teléfonos. 

Está ambientada en 1928, cuando las mujeres no tenían muchos derechos y las leyes eran totalmente machistas. Es un momento oportuno para una serie como esta. La protagonizan Blanca Suárez (fav), Ana Fernández, Maggie Civantos y Nadia de Santiago, como los principales femeninos y Yon González (fav) y Martiño Rivas (nuevo fav)-entre otros- como los masculinos.

La verdad es otro culebrón, pero me parece menos novela y más interesante como serie que Velvet, ya que envuelve todo este movimiento feminista o la lucha por la igualdad en aquella época. Además de tratar los avances tecnológicos del teléfono y cómo poco a poco el hombre ha ido reemplazadose a sí mismo por el uso de las máquinas.

Creo que estoy muy ansiosa por la segunda temporada que espero estrenen en diciembre tal y como lo dijeron.

 

PELÍCULAS

Jeremy Scott: The People’s Designer” (2015)

Este documental es dirigido por el ruso Vlad Yudin y va de la historia del polémico Jeremy Scott y su entrada en Moschino. El largometraje cuenta lo difícil que fue para él llegar a ser lo que ahora es y que incluso actualmente hay mucha gente que no lo entiende o valora su trabajo. Aquí muestran cómo llegó a cambiar el juego de la moda a su manera y cómo volvió a colocar a Moschino en la boca de los involucrados en la industria. Así sea solo para decir que no les gusta o “que todo es horrible”. También está disponible en Netflix.

 

Libertador (2013)

Tengo una experiencia bien personal y cercana a esta película. No sólo por tratarse de la historia de Simón Bolívar (más allá de que sea fiel a la realidad o no). En el 2013 estuve estudiando inglés en Canadá y vi su estreno en el Toronto International Film Festival junto a otras decenas de personas (entre ellas venezolanos y otros latinos), y sobre todo, gente de habla inglesa. Eso me hizo sentir un orgullo tan grande que no pude juzgar muy bien si la película estaba “bien hecha” o si era “fidedigna”.

Y no sólo eso, tuve la fortuna de verla junto a Edgar Ramírez, Juana Acosta y el director Alberto Arvelo. Y por si eso también es poco, ellos también estaban viendo la película -terminada- por primera vez al mismo tiempo que yo. No faltó el foro después de la película y todos los comentarios venezonalisimos que hicieron muchos de los que acudieron. Me enteré de muchas cosas sobre la película de primera mano. Nada mejor que Edgar y Juana bailando en vivo y comentando que ensayaron demasiado un baile del cual apenas salieron en pantalla unos segundos.

Tampoco faltaron las fotos con Edgar. Bueno, a mí si me faltó, pero me sentí super loser y no lo hice. A este caso apela eso de “de los mejores momentos no hay fotos”. Más allá de si es una buena película o no, la experiencia que tuve con ella es lo que me hace tener un buen recuerdo y apenas la volví a ver vino todo eso a mí. Pero a lo que vamos, Libertador es la historia de Simón Bolívar, como ya lo dije, y su lucha por liberar a varios países de América. La vi de nuevo porque mi mamá y mi hermano no la habían visto y actualmente está disponible en Netflix. 

 

Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • 728x90