Resoluciones para el 2018: cómo hacerlas y lograrlas

El resumen de las resoluciones del año pasado y mis resoluciones para el 2018.

Las costumbres, Andrée, son formas concretas de ritmo, son la cuota de ritmo que nos ayuda a vivir. 
Cara a una señorita en París, Bestiario, Julio Cortázar.

 

Llevo al menos tres o cuatro años haciendo resoluciones cada final del año. Al principio me costaba un poco pensar sobre qué quería lograr para los próximos meses porque quería hacer de todo y a la vez no sabía como concretar nada. También porque me ponía a fantasear con cosas que probablemente no estaban dentro de mis posibilidades para el momento y me llevaba una decepción. Después de ese comienzo medio deprimente entendí que una lista de resoluciones NO es una lista de deseos, es una lista de metas. Y las metas se logran si trabajas duro por ellas y haces la planificación, organización y ejecución de un plan de vida o sueño que se corresponda con lo que quieres lograr. 

Comprendí que debemos plantearnos resoluciones que sean realistas, pero no por ello menos grandes. Si queremos comprar una casa, pues tenemos que trabajar por ello. Evidentemente, la situación en Venezuela hace que ese “realista” se quede un poco dentro de la zona de confort debido a todo lo impredecible que es la situación económica, pero existen muchas cosas más que podemos hacer o plantearnos como metas de año nuevo y que no tienen nada que ver con lo monetario. También aprendí a tener un poco más de paciencia y me di cuenta cómo si tu trabajas y te dispones a que las cosas ocurran, realmente pasan.

Entre mis resoluciones del año pasado estaba colaborar o trabajar freelance para una revista y durante el 2017 no sólo escribí para una, sino para tres y un portal web. En mi about pueden leer todo lo que redacté para otros lugares en los últimos doce meses. También tenía cosas como leer más de 10 libros, que lo logré y les conté sobre mis favoritos. Ganar dinero con el blog de forma regular, conocer lugares nuevos de Caracas, hacer una actividad nueva (comencé a hacer trekking) y otras cosas con las que me fue muy bien.

No obstante, debo aceptar que hubo otras que no pude lograr como graduarme, tener más paciencia, escribir sobre marcas latinoamericanas (no lo hice tanto como me lo había planteado), tener un mejor régimen alimenticio e ir a una película de cada Festival que se hiciese en Caracas. Estas fueron resoluciones que no pude cumplir a plenitud, pero que ya replanteé para el próximo año. Porque en lugar de desmotivarme por no haberlas logrados, decidí tomar esa “falla” como un impulso para hacerlo el año que viene.

Resoluciones para el 2018

  •  Conocer el respectivo lugar nuevo en Venezuela a principios del año.
  • Pagar la estadía a un viaje familiar así sea solo un fin de semana.
  • Hacer yoga de forma regular y trabajar de nuevo en mi paz espiritual.
  • lo que me conllevaría a ser más paciente y vivir más tranquila
  • Conseguir un viaje o visita turística gracias al blog.
  • Mejorar mi forma de escribir y narrar.
  • Tener un ingreso regular con el blog mayor al del año pasado. 
  • Cumplir mi reto de lectura, compartirlo y documentarlo.
  • Tener más paciencia y ser más relajada.
  • Seguir con el trekking y explorar muchos lugares nuevos.
  • Hacer o aprender una actividad nueva.
  • Hacer voluntariado o irme de intercambio a un lugar donde ayudar a los demás.
  • Ir al dentista a chequeo y blanquear dienticos.
  • Fidelizar y estrechar los vínculos con la comunidad del blog y mis redes sociales.
  • Ir a por lo menos una película de cada Festival de cine que se haga en Caracas.
  • Conocer una vez al mes al menos un lugar nuevo.
  • Fortalecer mi espíritu y  mi paz para ser mejor persona.


Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Wigsbuy Cyber Monday Wigs Sales

  • Black Friday Bedding Sale : Beddinginn.com

  • Fashionme Women's Jeans