#RetoMatchyMatchy de FBV y reflexiones sobre SATC

Mi look para el Reto Matchy Matchy de la comunidad Fashion Bloggers Venezuela y algunas reflexiones sobre la serie de televisión Sex and the city.

‘After all, seasons change, so do cities; people come into your life and people go. 
But it’s comforting to know that the ones you love are always in your heart. And if you’re very lucky, 
a plane ride away.’
 Carrie
 

Nos gusta el romance casi tanto como la ropa. Durante las últimas semanas estuve viendo Sex and the city. Toda. De nuevo. Desde el capítulo uno de la primera temporada, hasta el 20 de la sexta. Fueron semanas de poca motivación, pero mucha inspiración. La serie me hizo preguntarme y darme cuenta de mucho. Es impresionante cómo a través de un show de televisión podemos volver a sentir cosas que pasaron hace muchos años. Por supuesto, juzgándolas desde el hoy. Es como un deja vu con explicación. Porque es evidente que muchas de las dudas que teníamos hace algún tiempo se han disipado. Muchos miedos se han vencido y otros han llegado. Y sí, beaucoup de respuestas han sido dadas.

Disculpen el francés, estudiarlo es algo que también he hecho durante las últimas semanas y Carrie en París me ha contagiado del uso de palabras francófonas para hablar y escribir.

Pero retomando el tema de SATC y todo lo que me hizo recordar y despertó en mí, soy una persona muy distinta hoy. Muy lejos de la que era en el 2015, el 2010 o el 2004, cuando la serie emitió su último capítulo y yo apenas tenía nueve años. Por supuesto que no la vi en su primera transmisión y debo agradecer profundamente a la Internet por habérmela dado completa.

El punto es que, aunque en esencia y, por supuesto, identidad, sigo siendo Michelle, casi lo único que tengo en común conmigo misma de hace unos años, es ese profundo amor por el romance. Y eso me hizo preguntarme ¿cómo es que seguimos ilusionándonos y enamorándonos del romance aun cuando estamos en una relación? Y me hizo darme cuenta de que es mucho más difícil sentir esa emoción por el romance estando en una relación que soltera.

Cuando no tienes a nadie a quién exigirle que sea romántico contigo, resulta más fácil sorprenderse. La esperanza de encontrar a “esa persona” nos mantiene siempre frescas. Pero una vez tienes a esa persona, y ya él ha sido romántico, tú solo quieres más y que se supere, y ya para entonces estamos y somos menos propensas a la sorpresa. Sus acciones tienen que ser verdaderamente auténticas para que marquen la diferencia.

Los últimos capítulos de Sex and the city son muy emotivos. El cáncer de Samantha y su entrega a Smith; el vuelco que da la vida de Miranda cuando acepta, por fin, amar y formar una familia sin prejuicios de ningún tipo; la búsqueda implacable de un bebé por parte de Charlotte y… el personaje que todas amamos y quizás con la historia menos complicada de toda la serie: Carrie y su tóxica relación con Mr. Big, que no por insana deja de ser un sueño para todas (aun con novios, esposos o solteras). Pero algo que rescato de Carrie y sin duda, lo noto por el conexto actual en el que vivo, es ese estado en el que entra cuando llega a París y nada es lo que pensó. ¿Así se siente emigrar, de alguna manera? ¿Soñar tanto con algo y que cuando llegues ahí sea más duro de lo que jamás pensaste?

Son muchas las preguntas, las reflexiones y pensamientos que me dejó este período de Sex and the city. En unos años, cuando la vuelva a ver, seguro las interrogantes serán otras. Y mucho de lo que no tengo claro hoy, ya lo estará. Pero en este momento, me quedo con esta especulación sobre el romance y cómo lo dije al principio, eso de que nos guste casi tanto como la ropa y sea más difícil encontrarlo estando en una relación. Y no piensen que estoy generalizando, sé que no todas somos iguales.

De hecho, lo atractivo de la serie es presentar a cuatro mujeres casi totalmente distintas. Hace mucho tiempo leí que ellas representan a una sola. Es decir, que todas tenemos algo de Carrie, algo de Miranda, algo de Charlotte y algo de Samantha. De una más que de la otra. Pero que ninguna mujer nunca podría decir que ella es completamente Charlotte. O completamente Samantha. Doy crédito a esa teoría. Y a la mía sobre que, aunque sea un poquito, nos gusta el romance. Y la ropa.

#RetoMachyMatchy – Fashion Bloggers Venezuela

Y como me gusta casi tanto el romance como la ropa, o casi tanto la ropa como el romance –creo que me gustan ambos por igual-, y en este momento no puedo hacer demasiado shopping, me inventé una falda con la tela sobrante de este top para cumplir con el #RetoMatchyMatchy de Fashion Bloggers Vzla. ¿Pensaban que toda esta retahíla de información no nos iba a llevar a ningún lado? El reto de este mes nos invitó a usar un conjunto Matchy Matchy y aunque tengo algunos en mi closet, quería algo nuevo, porque la ropa es más fácil de conseguir que el auténtico romance, ¿no creen?

 


Marcar como favorito enlace permanente.

2 comentarios

  1. Lo llevas genial! Muy bella y el lugar 🙌🏻

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Wigsbuy Cyber Monday Wigs Sales

  • Black Friday Bedding Sale : Beddinginn.com

  • Fashionme Women's Jeans

  • Best synthetic wigs