Es un hasta pronto, La Guaira

Pensamientos y suspiros sobre mi hometown: La Guaira. Porque no me canso, no me rindo, no me doy por vencido acerca de mostrarla

"Tal vez lo más difícil de todo esto, dice, sea aceptar la gama de términos medios que hay entre la cordura y la demencia, 
y aprender a andar con un pie en la una y el otro en la otra"
- Laura Restrepo - Delirio

Every day I’m more convinced that I don’t want to call another place “home”. Cada día estoy más convencida de que no quiero llamar a otro lugar hogar. He escrito sobre La Guaira y sus paraísos varias veces. Y es que no me canso, no me rindo, no me doy por vencido… Quiero mostrarla lo más que pueda, porque sí, en algún punto, entre tanto edificio y plazas construidas, hay una sociedad que se viene abajo, pero no es justo para los que estamos luchando por recuperarla sólo decir lo negativo.

La Guaira, donde siempre atardece bonito. Donde no nací, pero me críe. Y donde sigo creciendo. La ciudad en la que quiero establecer mi hogar por el resto de mis días, aunque en realidad nunca lo ocupe por un tiempo demasiado prolongado, porque, como dice Jorgito soy una “f*ucking alma libre”, que quiere ir por el mundo a conocerlo.

Esta ciudad, La Guaira, me hace pensar en calor y el olor a pescado crudo del muelle pesquero. No muy agradable, pero que significaba que iba a comer mi comida favorita en algunas horas. Cocinada, por supuesto, por mi Chef favorito, papi. Por supuesto, el muelle ya no es lo que solía ser. No hay tanta variedad, ni empanadas de tamaño exorbitante, proporcional a su delicia. Afortunadamente sigue vendiendo pescado fresco. Lo que significa que voy a seguir comiendo mi comida favorita, aunque sus costos sean los exorbitantes en la actualidad. Mientras sepa que viene de un proceso de pesca responsable, por su puesto.

Esta es, probablemente, la última vez que escriba sobre La Guaira en algún tiempo. O la última vez que la muestre, porque siempre podré acceder a los recuerdos y ponerle letras. Dentro de dos semanas, si todo sale bien y soy lo suficientemente valiente como para escapar de Venezuela un rato, estaré escribiéndoles desde otro destino. Aunque Caparrós regaña y suena “a veces llamamos valentía a la cobardía más brutal, la que te hace escapar de todas partes”.

Pero yo no lo veo así, es más como la famosa frase de Carew Papritz: “I travel because I become uncomfortable being too comfortable”. Viajo porque me siento incomodo estando demasiado cómodo. Y aunque en realidad mi país no te deja estar nunca demasiado cómodo, a veces, hasta ser todo el tiempo impredecible se vuelve un estado rutinario y es necesario romperlo.

Para recordar y tenerlos presente: otros posts dedicados a La Guaira…

Confessions… desde mi hogar

De Vargas y mis playas favoritas

Día de Vargas: Sus mejores 5 cosas

Me gusta La Guaira… y Highness Club

Destacamento 452

Crónica de un robo más en la playa

Entre otros que hablan de sus preciosos destinos y a los que puedes acceder yendo desde “Viajes” a Venezuela ˃ Vargas


Enlace para bookmark : Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Popreal Matching Outfits

  • Bellalike T-Shirts for Women