Otra forma de turismo: la sala de escape

Un grupo de personas es encerrado en una habitación temática con el fin de vencer distintos acertijos para poder contar la historia y escapar, eso es una sala de escape.

A writer is a professional observer
Susan Sontag

Eso de ser turista en tu propia ciudad es más fácil de lo que parecería. Basta con mirar, con ojos de extraño, todo aquello que a veces damos por sentado. Tan solo caminar por la calle y ser conscientes de cada uno de los elementos que nos rodean nos hará notar que hay cosas en las que a veces no nos fijamos demasiado.

El turismo local es algo que debemos promover tanto por impulsar lo propio, por regionalismo o nacionalismo y hasta por una razón ambientalista: en muchos casos, no requerimos de ningún tipo de combustible para trasladarnos hacia un lugar especial en nuestra ciudad o el aporte que hacemos cancelando una entrada a algún parque, ayuda a su conservación. Además, en todas las ciudades hay distintas actividades para hacer, incluso en las que parecería que no.

Por supuesto, parte de conocer tu propia ciudad implica, en algunos casos, a tus amigos o familiares. No es lo mismo un plan aislado, a decidir hacer un picnic en algún lugar con tus seres queridos. O pasar el rato viendo el mar con una buena amiga mientas se toman algo. O, quizás, probar ese nuevo lugar que abrieron en la ciudad. Conocer los nuevos establecimientos es parte de hacer “turismo en tu propia ciudad”. Desde restaurantes, hasta tiendas y sobretodo con la nueva moda de la sala de room escape.

Sala de escape

¿Qué es una escape room?

Al mejor estilo de Sherlock Holmes o alguna serie en la que hay que descubrir un crimen –o cualquier historia-, es un juego en el que un grupo de personas es encerrado en una habitación y debe solucionar enigmas de todo tipo para ir descubriendo una trama y conseguir escapar de ahí antes de que el tiempo se termine.

Normalmente se utilizan 60 minutos y existen muchas temáticas para jugar. Algunas de las más populares son: casas encantadas, naves espaciales, búnkeres militares, submarinos, la oficina del director de un colegio o hasta la habitación de un asesino en serie. Los obstáculos –adivinanzas o acertijos- tienen que ver con la temática del cuarto que has elegido-.

Es una excelente forma de salir de la rutina y olvidarte por un rato de lo que es tu vida ¡y hasta vivir otra realidad por unos minutos!

Curiosidades frecuentes sobre la sala de escape

¿Desde qué edad se puede jugar?

Lo más común es que personas de todas las edades puedan entrar en las escape rooms, hasta niños. Por supuesto, éstos deben estar acompañados de sus padres sin son menores de edad (o de 16 años)

¿Cuántas personas pueden jugar en una sala?

Hay salas desde seis personas hasta doce.

¿Cuáles son las temáticas?

¡De todo! Como ya se mencionó: casas encantadas, naves espaciales, búnkeres militares, la oficina del director de un colegio, la habitación de un asesino en serie ¡y submarinos con una misión!

¿Es peligroso?

Para nada. Es un simulador en el que nadie debe correr ningún tipo de peligro.

Yo, la verdad, nunca he estado en una pero es sin dudas una experiencia que me encantaría llevar a cabo.


Publicado en: Blog

15 comentarios de “Otra forma de turismo: la sala de escape”

Deja un comentario