LAS TEORÍAS DE ETHEREA TIENEN NUEVA UBICACIÓN

Opening de la marca venezolana Etherea en Altamira “Somos artistas, nosotros no nos equivocamos, cambiamos de opinión” Raúl de la Riva en Velvet Cuando Gabriela Acosta  empezó a preocuparse por no conseguir la ropa que ella quería en las tiendas  y se hizo un vestido, no pensó en que haría unos cuantos más y mucho menos que a partir de eso se convertiría en la mente maestra detrás de una de las marcas venezolanas más auténticas en la actualidad. El ocho de agosto de 2016 hacía una Caracas nublada, que prometía lluvia para el final de la tarde y cumplió su promesa. No obstante, la llovizna intermitente que pudo arruinar muchos planes, no fue un impedimento para que todos los asistentes pudiesen disfrutar de mojitos de distintos sabores desde una barra de Ron Carupano, tatuajes de henna hechos por Alejandra… Leer completo

UNA VENA CREATIVA QUE SE HEREDA

Mariana Camacho, Diseñadora de la marca bajo el mismo nombre, nieta del compositor Johnny Quirós y todo una happy mommy que ama su familia. “La creatividad es permitirte a ti mismo cometer errores. El arte es saber cuáles mantener.” -Scott Adams. Mariana nació en Caracas, aunque tiene dos nacionalidades. Es venezolana y costarricense gracias a su abuelo, ese que compuso el “mi limón, mi limonero…” que todos se deben saber. De joven fue una malportada. Al punto de no presentar la prueba vocacional. En algún punto pensó en ser odontólogo. Se escapó a Valencia para una entrevista de trabajo. Fundó Mariana Camacho en lo que sigue siendo su Atelier en Prados del Este. Se casó con un abogado. Tiene dos hijos con el abogado. Es súper positiva, alegre, risueña y familiar hasta llegar a tener como uno de sus mayores deseos… Leer completo

ESA QUE AMA CONTRADECIRSE

Vanessa Boulton, artista y directora creativa de la marca bajo el mismo nombre “La creatividad nunca ha sido sensata. ¿Por qué habría de serlo? ¿Por qué tú deberías ser sensato? A lo largo del tiempo, lo que un artista necesita es entusiasmo, no disciplina.”   Julia Cameron De jean, franela blanca y zapatos deportivos llega a su oficina: una habitación rectangular de paredes blancas, de cinco por seis o siete metros cuadrados y con un reguero por doquier. No se ve mal. No es un espacio desordenado que desagrade. Es, en realidad, lo opuesto: todas las herramientas emanan una vibra artística que te conquista apenas tomas asiento y observas todo. Hay una ventana llena de postales de momentos especiales y muchas imágenes de inspiración, dos computadoras de escritorio, cuadros, muebles, hojas, marcadores, todo lo que sirva para pintar y todo… Leer completo

  • 728x90