DESTACAMENTO 452

La cotidianidad, lejos de volverse rutina, cada vez va más interesante. Una micro-crónica de un día cualquiera en el que se sale en búsqueda de algo. “La realidad mejora por escrito” Juan Villoro.   MICRO-CRÓNICA: Juan Villoro termina su cuento Mariachi con la frase “la vida es un caos, pero tiene secretos”. Para mí hoy sólo es caos. Veo moverse a la gandola de al frente y pienso en qué innecesario es que yo esté ahí haciendo esa cola. Avanza unos centímetros. Quizás milímetros. O quizás no se mueve y es solo una ilusión óptica ocasionada por tener la mirada fija tanto tiempo. Me duele la vista, ahora que lo pienso. Y tengo calor. Le subo la intensidad al aire acondicionado. Mi mamá no muestra tantos problemas de paciencia como yo. La veo y está tranquila. Pero no entiende nada… Leer completo

CONTRASTES. CRÓNICA DE UN ROBO MÁS EN LA PLAYA

crónica de un robo naiguata

Aquí otra cuasi crónica de un robo. El día a día del venezolano común. Esta vez nos tocó a nosotros después de un buen día de playa (Post de Highness Club).   ”La duda se ha instalado en los quicios de las puertas. Impasible, roedora, manirota y esperpéntica. Se anexiona a tus zapatos, se convierte en lanzadora de arrebatos intangibles, de conquistas inexactas.” Olga Domínguez.   “Te doy un tiro” debe ser una de las frases más mencionadas por los malandros en toda Venezuela. Un “te voy a matar” demuestra vacile, nervios, descubre a un principiante. Después de este robo mi familia y yo nos debatimos sobre cuál de las dos frases nuestro verdugo había usado  contra mi hermano. Yo había escuchado un “te voy a matar” que se correspondía con las maneras nerviosas del locutor. Mi mamá decía que había… Leer completo

EL NIÑO DE LA PERINOLA

Otra cuasi crónica para mi repertorio de historias de la actualidad del país. Los prejuicios que me ha ocasionado la situación actual de Venezuela. “Yo estaba adentro y afuera, al mismo tiempo encantado y molesto con la interminable variedad de la vida.” -El Gran Gatsby, F. Scott Fitzgerald.   Un chiquitín con una perinola en la mano se acerca a la ventana del conductor de dos carros delante de mí. Estoy en plena calle Navarrete de Maiquetía y el tráfico ahí es un lugar común. El niño de la perinola intercambia algunas palabras con el chófer y sigue su camino. “Otro niño pidiendo plata”, pensé yo. Ante la situación que vivimos en el país, si sales a la calle puedes contar hasta una docena de personas que piden dinero –o comida- en distintos lugares. Entre niños y adultos. Y hasta… Leer completo

  • 728x90