Mis libros favoritos del 2018

Resultados de mi Reto de lectura 2018 y los libros favoritos de este año.

“Mi abuela me enseñó a leer.
Mi abuela me enseñó los libros y me traspasó su amor hacia ellos. 
No tuve elección, fue su herencia. Mi abuela me dijo que con los libros yo nunca estaría sola.
Me enseñó a cuidar de mis ojos, adueñándome de ellos como el lugar más preciado, el más nítido.
 Me explicó que si alguna vez fallasen los oídos, no sería tan grave, poco me perdería, 
todo lo que valía la escuchar se había escrito y lo rescataría con mis ojos. 
Me dijo que si alguna vez fallase la voz, no sería el fin. 
Recibiría el sonido exterior sin devolverlo y nadie lo echaría en falta, menos yo. 
Estaban las palabras para ser ejecutadas: 
por mis oídos las que ya estaban concebidas, por mis manos las que quisiera inventar. 
Al final, sin mencionar siquiera otras carencias como el olfato o el gusto, 
mi abuela me dijo que ignorara la sordera y la mudez si llegasen a acometerme, 
que la única falta total era la ceguera. 
Que cuidara mis ojos. Sólo con ellos podría leer. Sólo ellos me salvarían de la soledad.”
- Para que no me olvides, Marcela Serrano

Mi abuela no me enseñó a leer. En realidad, aprendí a leer desde muy chiquita en el preescolar y ya no vivíamos al lado de ella. Mi abuela me enseñó sobre los cuentos antes de dormir y a través de un libro fue que entendí o acepté las condiciones de su muerte. Para que no me olvides de Marcela Serrano fue, sino el, uno de mis libros favoritos del 2016.

Aunque la verdad se centra mucho más en el mundo femenino con referencia al amor y las moralidades sociales, para mí la enfermedad de la protagonista fue la clave. Tras lo que se asume como un infarto cerebral, Blanca queda afásica. La afasia es, según Wikipedia: “el trastorno del lenguaje que se produce como consecuencia de una patología cerebral”. Según yo, es una enfermedad que te aprisiona dentro de ti mismo sin poder comunicarte con los demás.

Mi abuela sufrió un accidente cerebrovascular (acv) en 2014 y la afasia fue una de sus consecuencias. Por supuesto que yo no lo sabía hasta que leí el libro. Tampoco sabía lo mucho que pudo haber estado sufriendo y la protagonista de la historia me hizo entenderlo. Así fue como, dos años después de lo que había sido la pérdida más grande de mi vida, entendí y acepté que lo mejor siempre será lo que pasa.

Así fue como entendí que los libros siempre están en mis más grandes momentos. Tanto buenos como malos. Pero mucho más en los malos. Mi abuela no me lo dijo, pero tras entender su muerte comprendí también “que con los libros yo nunca estaría solay nada me entristece más que haber dejado de leer por placer como lo hacía durante bachillerato. Por eso desde hace par de años he tratado de hacer un poquito más por frecuentar a esos queridos amigos y dejar de quejarme por no hacerlo.

Reto de lectura

Así nacieron los retos de lectura. Durante el 2017 fue un desastre y aunque en el 2018 fue mucho más constante, tampoco lo logré del todo. No obstante, saqué algo muy positivo de este último y es que no me hace falta un reto para leerme hasta tres textos en el mes y para el 2019 daré la vuelta a mi Reto de lectura. En lugar de ser una dictadura que ordene el género o la característica del libro a leer, será la democracia de elegir el que quiera mientras logre terminar mínimo dos o tres libros en el mes.

Esta conclusión llegó cuando, al hacer el recuento y resultado del reto, me di cuenta que mis libros favoritos del año no estaban entre los que elegí para cumplir con el reto.

Libros favoritos del 2018

Ciertas maneras de no hacer nada de Tomas Eloy Martínez

Comí de Martín Caparrós

Renate y la vida siempre como en un comienzo de Francisco Massiani

100 años de soledad de Gabriel García Márquez


¡Compárteme en Pinterest!


8 comentarios de “Mis libros favoritos del 2018”

  1. Espero algún día leer tu libro! Yo he sufrido desde que me fui de Venezuela porque mi papá es el que me escoge los libros. Ahora lo que hago es releer. En su mayoría.

    100 años de soledad es de mis 5 libros favoritos en el mundo.

    El realismo mágico es real! O aprendes o te repites!

    Abrazos Miche! Y que viva la libertad!

    1. ¡Reem, seguro que por el mundo puedes encontrar tesoros maravillosos y leer! Yo creo que una de las cosas que me hace no querer quitarme mi cordón umbilical con Venezuela es mi biblioteca, jaja. No podría dejarla. Y sí, Gabo es pura magia real. Un beso enorme de aquí a BsAs!

    1. ¡Jes, es una idea genial! Creo que nunca se debe perder ese hábito o tratar de mantenerlo aunque sea en pequeñas dosis. Y me encantaría que lo fomentaras en tu beba. La lectura es sumamente importante. Gracias por comentar. Un besote!

Deja un comentario