El covid19 provocó una ruptura no sólo en nuestra rutina, sino también en nuestros hábitos de compras y consumos, sigo hablando de este tema.

Te quiero, te querré, te quise siempre.
Desde antes de saber que te quería.
Te dejo este mensaje simplemente
para repetirte algo que yo sé que vos sabías
Telefonía, Jorge Drexler

Cada vez que los planetas se alinean para exponerse y destilar vibra creativa me pega en mi pasión por escribir. Siempre. Creo que eso solo me dice lo real que es llamarlo lo que más me gusta hacer en el mundo. Escribiendo nunca estoy sola. No podría. O no podría sentirme así. Escribiendo siempre estoy mejor. Ver en palabras lo que siento, cómo lo siento y por qué creo que lo siento es terapéutico.

Si de algo me ha servido toda la situación de pandemia, cuarentena, nueva normalidad y el limbo en el que nos plantó este 2020, que de verdad sonaba y se veía tan bien cuando comenzó, es para esa pausa que requiere saber de ti y tu situación actual cada tanto. A veces con el rush de la rutina y la instantaneidad de las acciones diariamente, no tenemos tiempo para detenernos y pensar. Sobretodo en decisiones financieras que cada día se vuelven más emocionales.

Ya hace poco exterioricé mi debate en cuanto al cuero en uno de los posts. Hablé de como el cuero vegetal, vegano y tradicional tienen sus ventajas y desventajas y sólo tú puedes decidir, según tu sistema de valores, creencias y filosofía de vida, cuál es el que se adapta a ti y tu propósito. Para adquirir prendas en estos materiales está directamente https://cuero.online/chaquetas-de-cuero/. Para todo lo demás está internet y las personas que se dedican a las nuevas tendencias sostenibles de las empresas y marcas.

Tú solo tienes que decidir y eso lo haces cuando tienes la información suficiente. En el día a día es muy difícil detenernos y saber las razones. ¿por qué hice eso? ¿por qué me gasté todo este dinero comiendo en la calle si pude haberlo hecho en casa? Por el momento, por impulso. Claro, esto también depende mucho de tu personalidad y qué clase de persona seas con respecto a la economia, pero sí es un hecho, y está en cientos de estudios sientíficos, que cada vez más nuestras decisiones son emocionales. De hecho entre el 90% y el 95% de ellas lo son, según estos estudios.

¿Por qué me dejé llevar y compré una chaqueta que es más de la tercera parte de mi sueldo? Durante esta cuarentena he tomado decisiones de compras más significativas y a la vez más sorprendentes en algunos contextos, y todo es porque he tenido tiempo de reconciliarme con el dinero, mi parte capricornio ahorrativa y he entendido que todos tenemos prioridades distintas al momento de gastar. Y bueno, con esto de la chaqueta, esta vez fue porque ya me había detenido a pensar en mi estilo personal, cómo me quería proyectar en este sentido, y en ese proceso de hacer moodboards y vision boards visualicé que me gustan las chaquetas y justo una como la que compré me hacía falta.

O bueno, me cree yo misma la necesidad de, porque sí, porque me creo la historia de la marca y porque sé que estoy contribuyendo a mis hábitos de ser una persona un poco más eco-pana como diría mi mejor amigo. Es decir, amigable con el medio ambiente.

Podría concluir justo con esa ventaja de haberme detenido un poco durante esta cuarentena: estoy mejorando mis hábitos y cumpliendo con esa resolución que escribí de ser más determinada con los cambios que quiero hacer en función de mejorar mi vida y mi entorno.