MR Mariana Rosales lanza su nueva colección de leggins hechos con PET junto a un nuevo producto

Focus on yourself and watch your life get better

Hace muchos años, cuando comencé con este espacio, me encontraba haciendo el servicio comunitario de mi carrera en UCV Sustentable. Entre mis tareas estaba el entrevistar o generar artículos alrededor de la ecología en Venezuela para la página web de la iniciativa. Yo, como para la época tenía los viajes y la moda como temas principales, lo enfoque en el segundo tema. En ese tiempo conocí muchos emprendimientos que estaban orientados en la mejora del ambiente o, en por lo menos reducir el impacto que tenía la industria de la moda en el planeta. Que por si no lo saben, es la segunda más contaminante.

Han pasado varios años desde entonces –este 05 de noviembre cumplimos seis de nuestro primer post- y los movimientos en pro de lo eco-friendly han aumentado considerablemente más que en la época, pero su influencia ha sido, tristemente, mucha menos de lo ideal. Sin embargo, no hay por qué dejar de celebrar cuando salen nuevas iniciativas que tienen entre sus objetivos reducir nuestra huella y mucho menos cuando éstas celebran años de vida y sus novedades.

Hay dos cosas que me han interesado particularmente en el contexto actual (y con este, extrañamente es el tercer párrafo que comienza por la letra H, no sé si esto significará algo), y no había notado hasta hace poco: una es el gran movimiento hacia la sostenibilidad que han hecho muchas marcas después de la ruptura que tuvimos con le llegada del virus; la otra es cómo se han adaptado al formato virtual actividades que en otro momento no se hubiesen pensado.

Es decir: eso de que ahora trabajan con pre orden para perder la menor cantidad de material posible, se compran insumos locales (aunque este es otro tema bastante relativo y complejo) y se toma más en cuenta la situación y relación con sus stakeholders, me da mucha esperanza y satisfacción.

Por otro lado, acudir a eventos virtuales, y me refiero a eventos sociales, más allá de académicos, también es un aspecto interesante porque, aunque ya se hacía en cierta medida, nos han obligado a ingeniárnoslas para hacernos sentir cerca cuando solo estamos detrás de una pantalla. Esto me gusta menos porque nada como el contacto físico real, pero es fascinante si lo miras desde otra perspectiva.

Esperanza de Mariana Rosales

En este orden de ideas, hace par de semanas estuve presente en el lanzamiento de la última colección de MR Mariana Rosales, de manera virtual y tuve sentimientos encontrados. Quería escribirles a mis amigos que veía presentes en el Zoom, “te estoy viendo” o “estamos juntos” cuando nuestras cámaras y fotos aparecían situadas una al lado de la otra. Y reflexioné un poco al respecto.

Aun así, lo que me sigue atrapando es la llegada de la nueva colección de una marca que elabora leggins a partir de PET (tereftalato de polietileno), uno de los tipos de plásticos que más llega a los océanos porque es con el que se fabrican la gran mayoría de botellas de refresco y agua.

Aunque la producción se hace en Colombia, la mente creativa detrás de todo ello es venezolana y tiene la esperanza de que más temprano que tarde este proceso se pueda hacer en nuestro país y así aumentar esta práctica.

Leggins a partir de PET (tereftalato de polietileno), uno de los tipos de plásticos que más llega a los océanos porque es con el que se fabrican la gran mayoría de botellas de refresco y agua.

Lo mejor de esta nueva colección es que no solo tiene leggins disponibles, sino también una chaqueta que podemos encontrar en colores neutros perfectamente combinables: blanco, negro, azul rey, turquesa, gris, vino tinto y rojo. Además de que el tejido de todos estos productos es quick dry.

Otros datos importantes para conocer sobre este proceso es que se necesitan por lo menos siete envases PET y toma alrededor de 30 días convertir el plástico en textil, en un método que ahorra energía y tiene bajas emisiones de CO2. Además, se usan tintes de base vegetal para los estampados.

Es una alegría que iniciativas como estas decidan continuar y ser constantes con el mercado venezolano, porque todos sabemos que la primera tarea para realizar en esta carrera de los cambios en pro del ambiente –y con ello la mejora de nuestra vida-, es educar a los consumidores y no siempre resulta fácil cuando tenemos años formando parte del problema.