Una de las alternativas para seguir celebrando en cuarentena con todas las medidas sanitarias y de seguridad necesarias: Home Party Caracas

Si hay algo que he estado aceptando durante estas últimas semanas de cuarentena restringida, radical, flexibilizada o cualquiera que sea el adjetivo que le acompañe, es que muy probablemente mi cumpleaños esté enmarcado por alguna de estas situaciones. Y la verdad el pensamiento no me causa tristeza porque, al fin y al cabo, cumplir el dos de enero no es, tampoco en circunstancias normales, más emocionante o menos aburrido.

A ver, y sin ánimos de ser pesimistas, siempre comparo esa fecha al 29 de febrero porque es un día en el que la mitad de las personas no existe –o eso quieren intentar hacerse creer- a causa de todo el cansancio que les generó diciembre y el año nuevo; o tienen que existir porque comenzaron a trabajar. Entonces, en conclusión, para mí, el dos de enero es como esa fecha que está o no está en el calendario dependiendo de tu situación como individuo.

Año tras año trato de trabajar en mi inner peace y agradecimiento y he aprendido a disfrutar de mi cumpleaños desde que comienza hasta que termina. No soy la más amante de cumplir años, pero a todos nos gusta sentir que, aunque sea por un día somos lo más especial y podemos hacer lo que nos dé la gana, ¿o no?

Tener una excusa para hacer algo distinto a cualquier otro día del año. O una excusa para que enfocar la energía en que todo salga bien. Aunque al final sabemos que siempre tenemos que sentirnos así, incluso si no es nuestro cumpleaños. Pero a nadie engañamos, la atención y detalles son los principales ingredientes de las relaciones interpersonales y durante las fechas especiales es donde más las vemos.

Yo los últimos años he optado por pasarlo en un lugar diferente a mi casa, porque honestamente debido a todo lo anterior, nunca me sentía 100% satisfecha con mis cumpleaños en casa. O muy pocas veces me pasaba. Este 2020 celebré en la Colonia Tovar y el año anterior una de mis playas favoritas en La Guaira, y así.

Bajo todas estas premisas, he entendido que mi aniversario 26 en este mundo será una Home Party Caracas (o La Guaira si en enero podemos disfrutar del servicio en estas latitudes) gracias a Lissette Rivas Event designer y Nathalie Faouen de Dinard Gourmet porque han creado este nuevo concepto que agrupa a un gran número de emprendedores en el área de los eventos sociales y pueden hacer posible todo lo que queramos hacer para celebrar desde casa.

Home Party Caracas

Para hablarles explícitamente de esta iniciativa, tienen cuatro meses funcionando y pueden organizar: cenas, graduaciones,cumpleaños, pedidas de mano y cualquier otro evento que se te ocurra. Hasta esa reunión con motivo de “matrimonio venezolano” que tanto bromeamos con hacer para comer tequeños y bailar merengue. Todo con las medidas necesarias de seguridad y control sanitario.

“Lo mejor es que nos adaptamos a cada presupuesto y recibes muchos beneficios.” Comentaron. “Ofrecemos catering, chef en vivo, bebidas alcohólicas, dulces, iluminación, dj, saxofonista, violinista, fotografía, regalos personalizados, decoración con flores y/o globos, protocolo en mesas, ambientación completa. Tú no tendrás que hacer nada y el producto final será un ambiente totalmente mágico.” ¡y estoy segura de que sí!

La idea de este proyecto es que aun cuando nos adentremos en la “nueva normalidad” y vayamos poco a poco retomando la rutina, o bueno, adaptándonos a cómo será nuestra vida después de esto, se siga manteniendo y evolucionen los formatos. De hecho, uno de los últimos servicios que han agregado para seguir moldeándose al contexto es el de ofrecer todos los materiales en lo que llaman servicio express. Se trata de preparar toda la sorpresa y enviarla por delivery.

Aun no sé si mi cumpleaños estará enmarcado por radicalización o flexibilización, o si quiera si habrá aún cuarentena, pero voy dándole vueltas y preparando mis ideas para que nada me impida tener una home party si es el caso.