Las cosas que me gustan de La Guaira -más arriba están sus atardeceres- y… Highness Club.

 "Las puestas de sol son tan hermosas 
que parece casi como si estuviéramos mirando a través de las puertas del cielo."
-John Lubbock.

La primera vez que fui consciente de lo mucho que me gustaba mi ciudad fue el año pasado. De hecho, se los hice saber en un post que llamé Confessions… desde mi hogar.

Debo aceptar que desde que comienza el día y salgo a trotar me encuentro con fallas. Si bien todo el país se encuentra, más o menos, en las mismas faltas de educación, valores y normas,  aquí es uno de los lugares donde más me duele porque me he vuelto regionalista y aquí convivo.

Cada mañana veo cómo el motorizado se pasa el semáforo por donde mejor le parezca. Me consigo con la imposibilidad de cruzar la calle en el rallado porque el autobús, aun estando la parada vacía, prefiere dejar y recoger a los pasajeros en el paso peatonal. Y ni hablar de los policías y fiscales que los ven y no hacen nada al respecto.

Todos los días crece mi preocupación porque se dañe algún vehículo familiar por la condición tan deplorable de las calles.Y lo imposible que están los repuestos. También porque no puedo sacar el celular en ningún lugar. O porque todo está absolutamente costoso. Y ni hablar de las horas de sueño que les debo a mis papás por todas mis salidas nocturnas.

Las colas en las panaderías y supermercados son cada vez mayores. Y cada día se consiguen menos cosas. Sí, eso también pasa aquí.

Es verdad que hace mucho calor. En realidad, demasiado calor. También es cierto que habitan muchísimas personas que están alejadas de ser decentes. Por otro lado, no hay mucho que hacer a excepción de unas cuantas cosas. Pero a pesar de todo eso, me gusta aquí.

Siento que hay muchas cosas que rescatar. Sé de mucha gente que trabaja para salir adelante y sacar adelante este Estado. Y no sólo gente adulta “mayor”, sino también jóvenes pre-adultos. Personas con mucho talento que están orgullosos de ser de aquí. Y lo demuestran.

La Guaira también tiene cosas buenas

Me gusta La Guaira porque amo sus atardeceres. Porque cuando viajas a un lugar de mucho frío no hay nada más rico que este calor. Porque sí, debo aceptar que somos un pueblo alegre y bebedor. Porque tenemos la puerta de entrada principal al país. Y también un puerto que, aunque ya no exporte e importe como antes, sigue siendo el más importante de Venezuela.

Porque tenemos playas, pero también tenemos lugares de frío. Porque estamos cerca de Caracas y podemos disfrutar de la vida citadina sin –tristemente- vivir en una de las ciudades más peligrosas del mundo. Porque a pesar de haber sufrido una terrible tragedia –y de gente que no aporta nada positivo-, es un pueblo que quiere mejorar.

Me gusta La Guaira porque aun cuando la menosprecian y la dañan ella da lo mejor de sí y regala de los atardeceres más bonitos del mundo. A todos, indistintamente.

Y si yo puedo sacar algo bueno de mi ciudad, sé que ustedes también. ¿Hay algo en particular que les guste de allí?

Besis,

M.