Otro artículo para la serie de Asesoría de imagen, esta vez, más contenido sobre el popular fondo de armario

¿Cuántas de tus resoluciones 2022 ya se te escaparon? Es normal. Lo mejor que he leído en estas primeras dos -tres- semanas de enero es ‘los hábitos no se construyen en un mes’. So… retoma, anda, estamos a tiempo. Siempre lo estamos, aunque los inicios de año sean esa excusa perfecta para empezar de nuevo y tener vibras de un inicio con esos hábitos que hemos querido implementar.

Por mi parte, algo en lo que ya estoy trabajando pero seguiré potenciando este año es en hacer mi armario cada vez más afín a lo que quiero transmitir. Porque hay que vestirnos para proyectarnos y alcanzar esas metas que deseamos. Vestirnos como la persona que queremos ser ya. Hoy. No mañana o ‘cuando sea grande’. Eso es para cuando estamos en el colegio y apenas estamos comenzando a moldear nuestra identidad. Cuando estás en la adultez -o la pseudo adultez-, el día para ser la persona que quieres ser es hoy. Y un buen comienzo es vestirte como ella.

Cada año debemos acercarnos más a nuestro estilo personal sin dejar de lado la idea de que somos seres cambiantes y mejoramos, incluso en eso. Y te lo dice una persona que estaba conquistada por el new rave en algún momento y también quiso ser ‘emo’ y vestirse como una gotic doll. Que, ojo, no son estilos que critique, pero, sin duda, no son el mío. En lo absoluto. 

Hoy sé que soy más hacia el estilo tradicional y elegante, aunque a veces tenga algunos toques de estilismo medio tomboy o hacia el estilo creativo. Mi fondo de armario está casi en su totalidad pintado de colores neutros, aunque en el 2021 salí un poco de la zona de confort y agregué algunos colores. Nada fuera de lo común: azul rey, vino, amarillo y una especie de verde esmeralda. Creo que esos fueron los únicos.

El fondo de armario es completamente personal, eso lo hemos entendido con el tiempo. Depende mucho del estilo de vida, de la personalidad, incluso de tu ubicación geográfica y otros aspectos que no dependen directamente de ti. Sin embargo, hay algunas piezas en las que de  vez en cuando se hacen consensos para admitirlas en esos must have. Prendas que quiźas se salen de lo típico que pensamos cuando queremos armar un fondo de armario, pero son igual de versátiles y atemporales. 

3 piezas no clásicas para tu fondo de armario

Un ‘statement top’ o, en español: un top despampanante con el que no tengas que vestir nada más

Si pensamos en women going out tops, además de una camisa blanca que siempre te hará lucir acorde a cualquier situación, podemos pensar en un top que puedas usar de día o de noche y lo puedas estilizar con accesorios para cada ocasión. El color lo eliges tú, según tus gustos y colorimetría. El estilo también. La idea es que sea una camisa que sea el foco del look cuando la uses y puedas también combinarla con cosas distintas cada vez que te lo propongas. 

Un vestido -no negro- que puedas usar de día y de noche 

It’s all about dresses. Antes amaba los vestidos, hoy la verdad es que no los uso tanto. Sin embargo, me sigue pareciendo que son una pieza demasiado fácil de usar y perfecta para casi todas las ocasiones. Si no quieres pensar en cómo combinar algo, usas un vestido y ya resuelves eso; si no tienes mucho ánimo para vestirte, te pones un vestido y ya estarás presentable; si necesitas una pieza que se quite fácil, el vestido es el predilecto. 

Hay vestidos para todas las ocasiones, pero al que me refiero exactamente es a uno que podamos catalogar entre nuestros going out dresses (vestidos para salir, más que todo en la noche) y también entre los que podemos combinar con otras cosas para usarlo de día. 

Los que son todos adaptados al cuerpo, mucho hacia el estilo sensual, y son conocidos como los bodycon dresses, son menos prácticos, pero si tienes la actitud para llevarlos, son esa opción que se puede usar from day to night sin ningún problema. 

Un sobretodo o coach

Así vivas en plena costa, en las noches de ciertas épocas puede hacer un poco de frío. También es normal tener alguna montaña cerca o simplemente soñar con un plan en el que lo podamos usar. Esta pieza, aunque no es una de las que vamos a usar diariamente, es un clásico en mi armario porque puede completar de forma perfecta cualquier outfit básico y volver elegante un look muy aburrido o informal. 

En fin, tres piezas no tan clásicas que tengo en mi armario y considero que también puedes adaptar para el tuyo: un statement top, un vestido -no negro- para usar de día y de noche y un sobretodo o coach, una tercera pieza de otro nivel.