Estatus de mis Resoluciones 2020 y cómo hago las de cada año para terminar con mis resoluciones cumplidas

Hay todo un mundo de contradicciones con respecto a hacer resoluciones. Para algunos, no importa si es inicio de año o no para comenzar a trabajar en mejorar hábitos o hacer un cambio en tu rutina en general. Dejar un trabajo, terminar una relación, mudarse, comenzar a hacer ejercicio, mejorar la alimentación, ir a terapia, o inscribirse en una nueva actividad, entre otras cosas que traen esa vibra de una nueva vida o de un nuevo comienzo. Para otros, no hay nada mejor que inicio de un año para “empezar de nuevo”.

Cada uno tiene sus argumentos y cada posición es muy relativa, como todo lo que involucre a la raza humana. Para mí, es un poco de ambas. Sé que tengo la capacidad para tomar responsabilidad y decisiones en mi vida, lo que me hace poner comenzar o hacer cambios en cualquier punto del año, pero me encanta la vibra general que da el Año Nuevo. Y si a eso le sumamos que mi cumpleaños es también apenas comienza el año, tengo una doble vibra de fresh start que me encanta. Más allá de eso, tener doce meses hasta el próximo año nuevo es simplemente un punto de partida y un período para medir resultados. Bien podría medirlos con el año nuevo escolar de septiembre al próximo septiembre. Aun así, elijo hacer resoluciones y plantearme metas cada diciembre/enero.

Cuando entiendes que quien tiene el control y las riendas de tu vida eres tú, y que en el “año nuevo, vida” solo aplica si te haces responsable, comienzas a tomarlo así. A saber, que el paso de los meses hasta el año nuevo no es una carrera de quien logra más metas o más resoluciones, sino el camino en el que vas sembrando lo que quieres recoger en un año, o dos, o tres, o en par de meses.

Hoy que he revisado mis resoluciones 2020 –de nuevo-, me he dado cuenta de lo mucho que cumplí sin ni siquiera ser consciente de ello y eso sólo me demuestra lo importante que es proyectar y poner o hacer tangible lo que deseamos. Por eso la clave de unas buenas resoluciones es que sean más que alcanzables, que dependan de ti. Claro, siempre hay un contexto que nos afecta, pero si al momento de escribirlas nos programamos para hacerlas de una forma en la que la responsabilidad esté más en nosotros y menos en lo externo, así sea inconscientemente nos enfocamos en llevar a cabo o alcanzar eso que queremos.

Por ejemplo, en lugar de escribir simplemente “ponerme en forma”, que no depende precisamente de aspectos externos a nosotros, pero que es una frase que de una vez apunta a un resultado que queremos obtener –y por el que nos vamos a frustrar si lo leemos y vemos que no fue así-, escribamos: ser constante y disciplinado con mis entrenamientos para mejorar mi aspecto. Más allá de conseguir un resultado, una resolución que apunte a lo que nosotros tenemos que hacer o en qué parte de nosotros tenemos que crecer para lograrlo, es una resolución que nos invita a ser nuestra mejor versión y ese es otro secreto. Al final, no importa si las cumples o no –porque hasta puede que en un año ya no desees eso que escribiste el anterior-, lo importante es el crecimiento al que te llevó o que te trajo.

En esta línea de ser más constante y disciplinado con el ejercicio, yo puse otras frases o ítems que me ayudan a motivarme, como: sentirme cómoda y segura con la ropa deportiva. Porque, aunque lo subestimemos, eso influye también en nuestra motivación. Así como nos gusta la vibra dress to kill (vestido para matar, como una expresión de sentirnos poderosos con los que tenemos puesto, que ahora que lo pienso es un poco violenta), para nuestro trabajo, situación especial o incluso el día a día, tener un outfit que nos haga sentir demasiada confianza y seguridad para hacer deporte puede marcar la diferencia. Este enero mis próximas compras serán athletic crop tops en HexinFashion. Así que sí, aproveché el post para mostrar la marca.

So, I must say to you, mis amigos, que el secreto para unas buenas resoluciones es que primero, dependan mayormente de ti y tus capacidades; segundo, que sean escritas y visualizadas de una forma que te lleven a crecer personalmente y a convertirte en la mejor versión de ti. En eso que “quiero llegar a ser”. Porque el momento de ser quien quieres ser es ahora y no después.

Workout resolutions to 2021

Today that I have reviewed my 2020 resolutions -again-, I have realized how much I accomplished without even being aware of it, and that only shows me how important it is to project and put -or make- tangible what we want. So I must say: the key to good resolutions is that they have to be more than achievable, they have to depend on you and just on you. Or mostly on you. That’s also why I’m thinking about shopping on HexinFashion fashion sportswear top, because one of my timeless resolutions is to have better outfits to workout.

But getting back to the secret of good resolutions, that’s all: you have to make resolutions that depend on you.  Of course, there is always a context that affects us, but if at the time of writing we program ourselves to do them in a way in which the responsibility is more on us and less on the external, even unconsciously, we’ll focus on carrying out or achieving that what we want.

For example, instead of simply writing «get in shape», which does not depend precisely on external aspects to us, but is a phrase that at once points to a result that we want to obtain – and for which we are going to get frustrated if We read it and we see that it was not like that-, let’s write: be constant and disciplined with my training to improve my appearance. Beyond achieving a result, a resolution that points to what we have to do or in which part of us we have to grow to achieve it, it is a resolution that invites us to be our best version and that is another secret.

In the end, it doesn’t matter if you fulfill them or not –because in a year you may no longer want what you wrote the previous one-, the important thing is the growth that it led to or that it brought you to. You must always be you’re best version.

In this line of being more constant and disciplined with exercise, I put other phrases or items that help me motivate myself, such as: feeling comfortable and safe with sportswear. Because, even if we underestimate it, that also influences our motivation. Just as we like the dress to kill vibe for our work, special situation or even day to day, having an outfit that makes us feel too confident and secure to do sports, can make a difference. A big one, actually. This January my next purchases will be athletic crop tops because I’m obssesed with sport bras.

By the way, one of the tips I can give to you in what respect to buy sportwear, it’s to buy it comparing quality/price. Especially if you’re starting with your training. In fact, as I’m not the most professional runner or fitness girl ever –or yet, if I’m optimist-, this year I think I’ll invest in cheap sportswear firts (I mean, cheap but good quality, of course), and then I’ll think about invest a Little more.

Thanks for reading this!