Hay cierta magia en las palabras "seda" y "encaje", ¿No es cierto? -dijo la tía-.