Esta es una historia sobre cómo el número de seguidores no es lo importante, cómo