It’s our party we can do what we want to
It’s our house we can love who we want to
It’s our song we can sign if we want to
It’s my mouth I can say what I want to
We can’t stop – Miley Cyrus

Felicidad es que actualmente encontremos las últimas tendencias en todas las tallas de ropa ¡incluyendo las plus, plus!

Alguna vez escuché en una entrevista a una influencer, una pregunta que iba por algo como: “¿te gustaría haber vivido en otra época?” A lo que ella respondió que no, porque actualmente las mujeres tenemos más derechos que nunca antes. Eso quedó en mi cabeza como esas cosas de: sí, es verdad. Y por más que te guste alguna otra época, Michelle –me dije-, tienes que haber sido demasiado afortunada para disfrutar, durante esos períodos, de lo que tienes actualmente. O del contexto en el que te desenvuelves.

Si bien es cierto que seguimos luchando por igualdad y tener derechos fundamentales que nos podrían hacer caer en temas un poco sensibles para muchas personas como lo son el aborto, la identidad de género, entre otros temas que actualmente están en la palestra de la opinión pública y generan tanto odio en la “generación de cristal”; para muchas otras cosas debemos reconocer todo lo que hemos avanzado y cómo la globalización y los avances tecnológicos nos han hecho bien. Sobre todo en lo que se refiere a la salud mental, el ámbito espiritual y todo lo que se relacione con la aceptación propia y el bienestar.

Por ejemplo, aunque en algún punto de los 50’s se popularizó la figura de Marilyn Monroe, con curvas y lejos del estereotipo de delgadez que se estimaba, es bien sabido que durante las últimas décadas y sobre todo en los 90’s, donde modelos como Kate Moss y Naomi Campbell eran las reinas de las tendencias y las pasarelas, los cuerpos que se consideraban ideales eran los más delgados. Y la industria del modelaje estuvo repleta de esos cuerpos, hasta hace algunos años que se ha comenzado a expandir en cuanto a cuerpos y formas. Eso es algo por lo que sentirnos muy contentos.

Sin embargo, también es notable que aún no hay una aceptación completa o que no en todas las pasarelas de las grandes firmas –las más influyentes- podemos disfrutar de tendencias para todas las tallas de ropa. Sin embargo, ¡qué buen momento para estar vivo porque ya hemos dado el primer paso hacia la normalización de todos los cuerpos!

Más que las tallas grandes, la moda también se había olvidado de los cuerpos “in the middle”, es decir, esos que no son ni demasiado delgados, ni pertenecen a las tallas plus. Así como el de Marilyn. Hoy, en pleno 2021, me genera satisfacción que en muchas marcas podamos encontrar de las mejores tendencias para todos los cuerpos. Es un proceso que tiene que seguir mejorando y en el que tenemos que seguir avanzando y ganando terreno, pero después de haber llegado hasta aquí, el camino es solo en dirección “adelante”.

So, hoy celebro que puedo estar en medio, porque tampoco encajo en el estereotipo de persona delgada: mis piernas son mucho más gruesas de lo que podrían ser si consideramos que mi torso es bastante delgado y para comprar pantalones siempre estoy en un dilema. Cada vez hay más variedad por lo que se me está haciendo un poco más fácil.