Seguro que nunca pensaste en que cambiar las trenzas de tus zapatos a unas que le den un toque más personalizado te iba a tentar tanto

Menos mal que existes y no tengo que imaginarte
Días impares - Carlos Sadness

Una Michelle de unos 13 o 14 años se ve conquistada por lo que llamaban el estilo new rave. Era el 2008 o 2009 y, la verdad, toda tendencia que veía la conquistaba. Sobre todo si era vestida por las bandas o artistas que le gustaban en el momento. Esa época adolescente donde todos los hijos de los ‘90 fuimos rockeros y ‘emos’, y las emociones de la nostalgia y la melancolía eran las que dominaban nuestros días. Los días oscuros de toda esa generación. Días tristes, o como Holly Goglightly, días rojos en los que teníamos miedo y no sabíamos por qué. 

Esa Michelle adolescente adoptó todos los estilos posibles. O lo intentó, por lo menos. Estilos (o estilismos, si se quiere ser estricto con los términos)  que, cabe destacar, ahora detesta. O bueno, no detesta, pero en pleno 2021, a los 26 años, y después de haber cometido tantos crímenes y haber tomado tantas malas decisiones fashionistas, aprendes que, para ti, por el resto de tus días -o al menos hasta ahora-, no va a existir otra cosa como estilo predilecto que el clásico, el natural o hasta el tradicional. Quizás con algunos toques trendy de vez en cuando, o algunos días en los que con estilismos te irás más a lo tomboy, rocker o edgy, pero los básicos seguirán reinando tu closet hasta que pases a otra vida. 

Aun así, hoy, de esos días new rave, si tuviese que destacar una tendencia que podría volver a usar actualmente en ‘plena madurez’, y sobre todo, porque se puede adaptar perfectamente a mi estilo ‘de adulta’, es el de cambiar las trenzas de mis sneakers para darle un toque súper personal o creativo.

Reconozco que no es una práctica común, pero cuando descubres un sitio como Sliwils, quieres hacerlo todos los días de tu vida. Sobre todo cuando te das cuenta de la variedad que tienen en colores, estilos y formas que hay. ¿Quién diría que un detalle que a veces pasa desapercibido se puede convertir en el punto de foco de un look?

¿Te imaginas usar tus sneakers clásicos de siempre con un toque que los haga lucir más personalizados e imponentes que nunca? Es que hay tantos modelos que puedes escoger que al final, se adapta, de verdad, a todos los estilos que puedas tener. Tanto si eres más clásico -como ahora lo soy yo- o eres un poco más creativo -o hasta dramático-, en lo que respecta a los siete estilos universales de Alyce Parsons (estilo tradicional, estilo natural, estilo elegante, estilo seductor, estilo romántico, estilo creativo y estilo dramático). 

Si eres más hacia lo tradicional (que puede tender a lo conservador con facilidad), hay en los colores neutro: blanco, negro, gris, beige, o cualquiera que combine con tus zapatos por armonia y no por contraste. Regla casi indispensable de este estilo.

Si eres un poco más arriesgado y creativo, hay más opciones de las que puedas imaginar: neon, metalizadas, estampadas en distintos estilos según la colección a la que pertenezcan. Pueden contener flores, rayas, puntos, entre otros patrones que le den ese toque más personalizado a tus sneackers favoritos. 

De verdad, vuelvo a preguntar: ¿Quién diría que un detalle que a veces pasa desapercibido se puede convertir en el punto de foco de un look?