Tanto en tan poco y mucho en tan nada, así de relativo es el tiempo